MANOLO TENA


manolo-tena

Hola Graminoleños.

Hoy vamos a dedicarle la entrada de “La Graminola” a un artista que esta de actualidad. Por un lado porque ha publicado un nuevo disco después de un largo silencio y por otro por su participación en un programa de televisión. Me estoy refiriendo a Manolo Tena.

Lo cierto es que la vida de Manolo Tena no ha sido un camino de rosas sino más bien todo lo contrario. Un constante subir y bajar de su montaña rusa particular, empeñado en bajar a los infiernos cuando más cerca estaba de tocar la gloria definitiva. Lo que nadie puede negarle es que siempre ha sido un grandísimo autor y un espectacular luchador.

Nacido en Badajoz se trasladó de niño con su familia a Madrid y sus principios musicales fueron de mucha pelea por ir avanzando paso a paso en el mundo de la música. Junto a unos amigos formaría su primer grupo, “Cucharada” y fueron curtiéndose tocando en el metro. Poco después irían puliendo su estilo hasta convertirse, según palabras textuales de ellos mismos, en un grupo de “rock teatral”.

1447076335548

Cucharada cobrarían cierta popularidad con sus actuaciones en pequeños escenarios en las que presentaban su espectáculo mezclando música, teatro y denuncia social. Era muy habitual que invitaran al público a subir al escenario e incluso les invitaban a que tocaran con ellos mientras actuaban, tan pronto vestidos de monja como de obreros de la construcción.

Por aquella época, estamos hablando del año 1979, se estilaba mucho el que algunos modestos sellos discográficos publicasen recopilatorios para promocionar nuevas bandas que intentaban abrirse camino en el mundo de la música. En este sentido, “Discos Chapa” era el sello número uno y en ese año le daría la oportunidad a Manolo Tena y los suyos, incluyendo su tema “Social Peligrosidad” en uno de esos recopilatorios.

Como se puede comprobar, el sonido de Cucharada es muy distinto al que en el futuro llevaría a Manolo Tena a triunfar en solitario. Lo cierto es que su forma de hacer música llamaría la atención de Teddy Bautista que produciría su primer disco de nombre “El Limpiabotas Que Quería Ser Torero”, tras lo que realizarían varios conciertos para promocionar este trabajo como teloneros del mismísimo y mítico Chuck Berry, de gira por España.

La canción más popular de este disco sería “No Soy Formal”, que con el tiempo se convertiría en una canción de culto en el mundillo del rock and roll madrileño, con aquella peculiar suma que decía “dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho y ocho … treinta y seis”.

Todo parecía encaminado a que Cucharada tuvieran la continuidad debida, pero entonces surgieron los primeros problemas. Los distintos egos de los componentes del grupo llevarían a su separación, no sin antes publicar un sencillo que pasó de ser el avance de su segundo disco a su última canción juntos. Su título “Quiero Bailar Rock & Roll” y en ella se puede escuchar la inconfundible voz de Manolo Tena.

Tras la desaparición de Cucharada, Manolo Tena y otro dos de los miembros del desaparecido grupo, Jaime Asúa y José Manuel Díaz, formaría de inmediato una nueva banda. En un principio pensaron en llamarse FBI, pero finalmente el nombre elegido sería “Alarma”.

Alarma1

En poco tiempo, Alarma se convertiría en uno de los grupos más prometedores del panorama músical español, y como veremos más adelante, justo en el momento en que empezaban a convertirse en muy grandes, Manolo Tena caería en el abismo arrastrando a sus dos compañeros al vacío.

Era la época en la que triunfaba aquel famoso programa radiofónico de la Cadena SER que se llamaba “El Gran Musical” que presentaba Mariscal Romero. Pues bien, las relaciones que Manolo y los suyos habían tenido en su época de Cucharada les sirvieron para que los locutores radiofónicos especializados en la música rock se volcaran con ellos. El propio Mariscal se convertiría en su padrino y otra de las figuras de la radio de por entonces “El Pirata”, eligiría una canción de Alarma como música de cabecera en su programa nocturno. Una canción no exenta de polémica ya que en ella se hablaba de la marihuana en unos tiempos todavía muy sensibles. El tema se titulaba “Esta Noche”.

Con estos mimbres estaba claro que el cesto iba a ser estupendo, por lo que en el año 1984 aparecería su primer disco titulado “Alarma”, un trabajo que tenía muy buenos temas y que les llevaría a salir de gira como teloneros de Leño. El primer single de este disco sería “Preparado Para el Rock ando Roll”. Ya sabéis: “apuestas doble contra sencillo, loco enamorado de lo desconocido”.

Os contaré una anécdota. Ese año, celebrando mi cumpleaños con unos amigos en una discoteca, nos encontramos con la sorpresa de que había organizado un concurso de baile y otro en el que se repartían lotes de discos adivinando preguntas que los animadores realizaban, con motivo de la promoción del nuevo disco que publicaba en esos días un grupo llamado Berlin, que se hizo famoso con canciones como “Sex I’m a …”, “No More Words” o, sobre todo, “Take My Break Away”, incluida en la banda sonora de la película “Top Gun”.

Pues bien, los miembros del jurado que decidía los que iban clasificándose en el concurso de baile eran nada más y nada menos que los tres miembros de Alarma. Entonces llegó mi momento de gloria. Lanzaron la pregunta de como se llamaba la cantante del grupo Berlin, y de inmediato yo di la resupuesta: Terry Nunn. Al mismo tiempo otro gachó que había al lado contestó también correctamente la pregunta. Así las cosas, Manolo Tena y sus dos compañeros de fatigas debían decidir a quien darle el premio de un bonito lote de discos.

Afortunadamente, los chicos de Alarma se percataron que el otro colega que había contestado la pregunta había mirado previamente el nombre de la cantante en el lote de discos que había ganado un amigo suyo con anterioridad, con lo que los tres miembros del jurado decidieron, con buen criterio, que el ganador debía de ser yo. Fin del momento de gloria.

Para momento de gloria, escuchar otro de los temas del disco de debut de Alarma titulado “Lola”, ya sabéis, la que “nunca ha salido en el Hola”.

Tras estre primer disco, Alarma ya había llamado la atención de mucha gente, pese a que los rockeros los calificaban de demasiado modernos y los modernos los calificaban de demasiado rockeros. Pese a no tener muy claro donde encasillarlos, lo cierto es que se esperaba con atención su siguiente disco. Y no defraudarían.

En el año 1985 llegaria “En el Lado Oscuro”, su trabajo definitivo. Un disco que no tiene desperdicio y que tiene canciones que son una auténtica maravilla. Pese a que por aquel entonces Manolo Tena había iniciado su particular camino de autodestrucción, adentrándose en el mundo de las drogas, sus composiciones rezumaban poderío por todas partes.

Una de las canciones que incluía el disco llevaba el título de “Marilyn”. Años después se haría bastante popular en la voz de Ana Belén, pero yo prefieron la genuina. Ni que decir tiene a quien está dedicada.

Pero este disco contiene la mejor canción que Manolo Tena haya compuesto nunca. Un tema que a mí me encanta y que es la auténtica seña de identidad de Alarma. Una canción que desde el inicio guitarrero pone los pelos de punta. Estoy hablando, claro está, de “Frío”. Su letra parecía una premonición para Manolo: “Soy un extraño en el paraíso, soy un juguete de la desilusión. Estoy ardiendo y siento frío”.

El éxito en ese momento era total. Parecía que nada podía pararles. Miguel Ríos se los llevó de gira con su espectáculo “Rock En El Ruedo” y todo indicaba que estábamos ante un grupo grande. Pero entonces sucedió lo inesperado. Manolo Tena, cada véz más enganchado a las drogas, decide tirarlo todo por la borda. Deja el grupo y se marcha a Buenos Aires según él a conocer nuevas músicas y nuevos horizontes. Lo cierto es que comienza un duro camino en la lucha por desintoxicarse, con continuas recaídas y despareciendo prácticamente de la circulación. Lamentablemente, Alarma es historia y mientras Tena intenta reencontrarse y rehacerse, Jaime Asúa y José Manuel Díaz se convierten en músicos de estudio para otros artistas.

Hasta el año 1988 no se volvería a tener noticias de Manolo Tena. Tras regresar a España quiso emprendar su carrera en solitario pero con su primer trabajo no dio con la tecla. Muy apartado de la música que había hecho en sus dos grupos, “Tan Raro”, que así es como se llama su primer disco como solista, más parecía un producto para Miguel Bosé o Pedro Marín que para el que fuese líder de Cucharada y Alarma. Una auténtica pena. Como muestra, la canción que da título al disco.

El disco era, efectivamente, tan raro que paso totalmente desparecibido, por lo que Manolo volvió a las andadas con su enésima recaída, su marcha de España y otra vez el más oscuro vacío. Afortunadamente, el apoyo de los que le querían le serviría para renacer de sus cenizas y cuatro años después reaparecer a lo grande con el mayor éxito de su carrera.

Corría el año 1982 y bastante recuperado, publicaba un nuevo disco. Posiblemente ni él mismo podía imaginar lo que iba a conseguir con este nuevo trabajo. Con graves problemas económicos y numerosas deudas con el fisco, la aparición en el mercado de “Sangre Española” supuso el espaldarazo que necesitaba. Con canciones que no tenían nada que ver con su época de juventud y rockera, más cercanas al pop, pero mucho más volcado en su faceta de compositor, el disco se convertiría en uno de los discos del año y número uno de ventas durante varias semanas.

El primer single de este disco sería una canción con un cierto ritmillo y que sirvió para abrir boca y mostrar que esta vez sí que iba en serio. Su título “¿Qué te Pasa?”.

De entrada, con esta canción conseguiría colocarse bastante bien en las listas musicales, pero el premio gordo iba a venir a continuación. El disco incluía una canción que le daba título y que se convirtió en un auténtico bombazo. Con este tema, el público en general descubriría el lado poeta, el lado de buen compositor de Manolo Tena. Una melodía inconfundible, con una letra preciosa y que llevaría al bueno de Manolo a convertirse en uno de los artistas más populares del momento.

Por si fuera poco, la canción fue utilizada para una campaña publicitaria promocionando el turismo en España, por lo que sonó en televisión hasta la saciedad. A estas alturas de la película ya os podéis imaginar que me estoy refiriendo a “Pasión gitana y sangre española, y el mundo en una caracola”.

La mayoría de los temas del disco eran medios tiempos en los que lo que más primaba era el romanticismo y sensibilidad de sus letras, pero alguna canción se saltaba la norma. Eso sí, quedaba muy claro que el Manolo Tena solista había dejado escondida en un rincón muy profundo su época de rockero inconformista. La impresión que daba es que quería apartarse de ese mundo que le había llevado tantas veces al abismo, aunque muy pronto comprendería que no era así.

Una de las pocas canciones que podían acercarse a épocas y tiempos pasados sería este “Tocar Madera”.

Todo parecía indicar que los años en el infierno de Manolo Tena habían quedado atrás. “Sangre Española” le habían dado ese impulso que necesitaba, por lo que muy pronto se puso manos a la obra para crear un nuevo trabajo. Tras estirar al máximo este éxito, en el año 1995 saldría al mercado “Las Mentiras del Viento”, un disco al que el propio Manolo considera como su trabajo más profundo y en el que volcó sus mejores versos.

La carta de presentación de este trabajo sería la canción que le da título.

El disco sigue una línea continuista con el estilo de “Sangre Española”, pero la conexión con el público no sería la misma. Las ventas no fueron buenas y a excepción del tema que le daba título apenas sonó en emisoras de radio. Manolo Tena había pasado del todo al muy poco y, una vez más, la vía fácil, la de escapar en el mundo de las adicciones le atrapó.

En plena recaída, lo volvería a intentar con un disco que él siempre consideró como un capricho. Ciertamente no estaba en su mejor momento de creatividad, pero en el año 1997 saldría al mercado un disco que no hizo más que confirmar que la caída era en picado. No es que no tuviera éxito, es que prácticamente no tuvo trascendencia. Su título, “Juego Para Dos” y el único single la canción que le da título.

Manolo se trasladaría entonces a Miami en el enésimo intento de reconducir su carrera discográfica, pero lo cierto es que no lo conseguiría del todo. Regresaría a España en el año 2000 y publicaría un disco con muy pocos medios, únicamente en nuestro país y solo por internet. Además de que el trabajo no era demasiado bueno, la promoción fue prácticamente nula y casi puede decirse que es su auténtico disco fantasma.

El título del disco es “Insólito” y ciertamente es el calificativo que mejor le va a la música que contiene. El tema que se editó como single, “La Aurora”, ciertamente no se parece en absoluto a nada de lo que hubiese hecho hasta ese momento.

El mundo del cine le daría otra oportunidad. En el año 2002 compondría la banda sonora de la película “Hasta Aquí Hemos Llegado”, protagonizada por Carlos Sobera y Elisa Matilla. La película no tuvo demasiado repercusión y, por consiguiente, tampoco en esta ocasión el bueno de Manolo volvería a la senda del éxito. Después de ésto, llegaría una nueva caída.

Nuevamente se marcharía de España, volviendo a hacer las américas. Argentina y Cuba fueron sus destinos, y las clínicas de desintoxicación sus moradas. Un periodo bastante duro pero en el que aprendió a reencontrar ese talento que siempre había tenido. Se interesó por la pintura y comenzó a escribir poemas, una terapia que le ayudaría a intentar mantenerse a flote.

Tendrían que pasar seis largos años para volver a tener noticias de él. En el año 2008 aparecería un nuevo trabajo titulado “Canciones Nuevas”, dando una nueva vuelta de tuerca a su carrera. Como podemos apreciar, los títulos de cada disco que publicaba eran una narración en directo del momento que atravesaba en cada ocasión.

Como ya venía siendo habitual en sus últimos trabajos, en esta oportunidad primaba nuevamente la vertiente compositora sobre la musical pero sin que consiguiera tener la repercusión de antaño. Una de las canciones que tuvo algo de publicidad sería la titulada “Flores”, un tema dedicado a los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas.

El estado físico, anímico y mental de Manolo estaba en el límite y sucedió lo que parecía que era inevitable que sucediera: tocaría fondo. Hasta ahora había tenido momentos muy duros en su vida, pero en esa época llegaron los peores. Arriunado económicamente, prácticamente en la indigencia, nuevamente enganchado a las drogas y con un aspecto cada vez más preocupante, estaría cerca en varias ocasiones de bajarse del tren de la vida.

Afortunadamente, Manolo nunca estuvo solo. Su familia siempre se volcó con él y nuevamente lo hizo. Además, durante todos sus años de carrera, de constantes subidas y bajadas, había entablado relaciones de amistad verdaderamente entrañables con algunos de los músicos con los que trabajó codo con codo o a los que les compuso algunas de sus canciones, entre los que se encontraba Joaquín Sabina, quien siempre ha considerado a Manolo como ese hijo que siempre quiso tener. Entre todos, después de largos años de lucha, consiguieron que retornara al buen camino.

De esta manera, el año pasado llegaría un nuevo disco de Manolo tena después de siete años de largo silencio y dura lucha. Su título no podía ser otro: “El Regreso” y en él encontramos a un Manolo Tena nuevamente inspirando, componiendo versos como solamente él sabe componer, con temas muy nostálgicos, taciturnos y melancólicos, pero con un aire de esperanza de que esta vez sí que será la definitiva.

El primer single de este disco lleva el título de “Opiniones de un Payaso”, una preciosa canción con un envolvente sonido acústico, recordando al Manolo Tena que fue algún día.

Ciertamente la vida de Manolo Tena es un “lo que quise ser, lo que pude ser y lo que realmente he sido”, una vida muy parecida en sus formas a la que ya contamos aquí en su momento al hablar de Nacha Pop de “ese chico triste y solitario” que era Antonio Vega (https://lagraminola.wordpress.com/2016/01/20/nacha-pop/). La diferencia entre ambos radica en que mientras Antonio sabía perfectamente hacia donde se encaminaba sin importarle lo más mínimo y sin demasiadas ganas de remar a la contra, Manolo siempre supo que su meta, pese a todo, era seguir adelante y luchar y luchar.

Os dejo con el que es hasta ahora su último single, “Princesa Azul”.

¿Y qué es lo que toca ahora? Efectivamente, ahora llega otra bonita pintura procedente de ese museo que es “Esencia de Trementina”.

En esta ocasión nos prestan una acuarela terminada hace unas semanas en tonos fríos en la que también se ha utilizado gouache en color blanco aplicado con espátula y con uno de los mejores pinceles que existen, el dedo de nuestras artistas. A mí me encanta el resultado.

flores-abstractas

https://esenciadetrementina.wordpress.com/

https://www.facebook.com/esenciadetrementina/<

Esto es todo por hoy. Hasta muy pronto Graminoleños.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s