GENESIS – PARTE V (MIKE + THE MECHANICS)


MIKE MECHANICS

Hola Graminoleños.

Hoy cerramos el “Círculo Genesis” con la historia del grupo paralelo que Mike Rutherford crearía allá por el año 1985 junto con otros grandes artistas que tomaría el nombre de Mike + The Mechanics. Evidentemente la sombra de Genesis era demasiado alargada para ellos pero a pesar de no llegar ni de lejos a su éxito nos dejarían un buen puñado de grandes canciones.

Junto a Mike Rutherfor, Paul Carrack, Paul Young (no confundir con el de “Everytime You go” o “Come back and stay”, éste es otro), Adrian Lee y Peter Van hooke formarían este grupo cuya mayor seña de identidad sería el lujo de tener dos vocalistas excepcionales con dos voces impresionantes como eran las de Carrack y Young, al que todos le llamaban “Youngly”, que se alternarían a la hora de cantar sus canciones.

Habrá quien prefiera a uno u otro como vocalista, y en mi caso concreto, aún gustándome ambos, siempre me ha parecido más espectacular la voz de Paul Carrack, que también triunfaría en solitario con temas como este “Satisfy My Soul”.

 

Como podéis comprobar su voz es una maravilla. Y si le escuchamos en la canción que a mí particularmente más me gusta de él, “Eyes Of Blue”, ya nos salimos de la tabla.

 

Pero centrémonos en lo que hoy nos ocupa porque empiezo a relacionar música y a divagar y no paro. El primer disco del grupo se publicaria en el año 1985 y llevaría el título de “Mike + The Mechanics” y se convertiría en una de las sorpresas del año ya que conseguiría bastante éxito sobre todo en los países de habla inglesa.

La carta de presentación sería “Silent Running”, uno de los temas más representativos de toda su carrera.

 

Como puede comprobarse, la voz de Paul Young, que ya había hecho sus pinitos con otro grupo llamado “Sad Cafe”, tampoco estaba nada mal. Ciertamente, Mike + The Mechanics eran una banda privilegiada, ya que muy pocos grupos pueden alardear de tener a dos vocalistas de la calidad de Carrack y Young.

Muchos pueden pensar que el papel de Mike Rutherford era secundario en el grupo, pero lo cierto es que su guitarra y la composición de muchas de sus canciones dejaban su impronta. Podría decirse que era el auténtico pegamento que mantenía unidos a todos sus miembros. Nada tenía que ver la manera de hacer música con The Mechanics con la que hacía en Genesis, pero lo importante es que eran capaces de dejarnos grandes canciones como este “All I Need Is A Miracle”.

 

Si con su álbum de debut lograron bastante éxito, en el año 1988, con su segundo disco les llegaría el éxito total. Ya no eran unos desconocidos y se esperaban con bastante atención sus nuevos temas y no defraudarían. Tanto el disco como el primer single llevarían el mismo título “The Living Years”, consiguiendo esta canción convertirse en el primer número uno de su aún corta trayectoria.

 

Para evidenciar que las relacions con sus otros dos compañeros de Genesis no estaban deteriorándose, Rutherford contaría con la colaboración de Collins y Banks en el tema “Black And Blue”, aunque no sería publicado como single ni tendría demasiado recorrido.

La canción que si tendría recorrido sería la que se convertiría en el segundo single de este disco, titulada “Nobody’s Knows”, un medio tiempo que a mi me encanta.

 

Entre disco y disco tanto Paul Carrack como Mike Rutherford se volcaban en sus proyectos en solitario o con Genesis, respectivamente, por lo que la publicación de sus discos se realizaba cuando ambos eran capaces de ajustar sus agendas, algo que no sucedería en esta ocasión hasta tres años después, concretamente en 1991.

Ese año publicaría su tercer disco: “Word Of Mouth” y significaría un pequeño retroceso en su carrera. Sería el que menos ventas tendría de los tres publicados y tampoco ninguna de sus canciones engancharía demasiado con el público, si acaso la que da título al álbum sería la más exitosa, un tema más rockero de lo habitual que suena así de bien en la magnífica voz de Paul Carrack.

 

Hasta la publicación de este disco, el mando a la hora de ponerle voz a sus canciones lo había portado Paul Young, siendo bastante menor el de Paul Carrack, pero a partir de este instante éste último empezaría a cobrar un mayor protagonismo, asistiendo a un espectacular duelo de voces con las publicaciones de sus discos.

Como ya os he dicho en esta ocasión obtendrían menor éxito pero una pequeña incursión en el mundo del cine les daría un impulso. Ese año se estrenaba la película “Rockie Of The Year (El Novato Del Año)” y en su banda sonora se incluiría el tema de “Word Of Mouth” titulado “Get Up”. La película tampoco fue demasiado brillante por lo que el éxito de la canción también fue menor.

 

Habría que esperar hasta el año 1995 para que volvieran a publicar un nuevo disco y, aunque su éxito sería bastante moderado, la espera merecería la pena porque sacarían al mercado el que a mi modo de ver es su mejor trabajo: “Beggar On A Beach Of Gold”.

Si bien el disco en su conjunto no lograría un éxito espectacular en cuanto a ventas, una de sus canciones si lo haría, ocupando los primeros puestos de las listas y convirtiéndose en otro de los clásicos de la banda. Me estoy refiriendo a “Over My Shoulder”.

 

Como podemos comprobar las tornas se iban cambiando. En los primeros trabajos del grupo era Paul Young quien se encargaba de ponerle voz a los singles que iban publicándose y en las últimas fechas ese comentido recaería sobre Paul Carrack. Cualquiera de las dos fórmulas era perfectamente válida.

Entre las canciones de este disco aparece una versión de un clásico de Smokey Robinson titulado “You’ve Really Got A Hold On Me”, que en las voces de los dos solistas de la banda no quedaría nada mal.

 

Pero si hay que destacar una canción de este disco esa es la que a mí más me gusta de toda su carrera. “Another Cup Of Coffe” es una delicia de canción que pasa por ser mi preferida. Simplemente me encanta. ¿Y a vosotros? Os invito a otra taza de café mientras os lo pensáis.

 

Podría decirse que éste sería el último disco con éxito de Mike & The Mechanics porque a partir de ese instante los acontecimientos iban a precipitarse. Para empezar, en el año 1996 Phil Collins anunciaba su marcha de Genesis lo que provocaría que Mike Rutherford se volcara junto a Tony Banks en intentar la continuidad del grupo, aunque finalmente solamente podrían dilatarlo un año más.

Tras poner fin a su andadura en Genesis, Rutherford junto a Young y Carrack se volcarían en la carrera de Mike & The Mechanics y se meterían en el estudio de grabación para la publicación de un nuevo disco que saldría al mercado en el año 1999 bajo el título de “M6”.

Es curioso. Cuando os hable hace unos días de Phil Collins os comentaba que precisamente cuando abandonó Genesis para dedicarse en exclusiva a su carrera en solitario cosecharía menos éxito que mientras alternaba amabas trayectorias. A Mike Rutherford le sucedería exacatamente lo mismo ya que en el momento en que Genesis dejaron de existir y su único grupo a partir de entonces iba a ser el de sus “Mechanics”, llegaría la decadencia. Misterios de la música.

Lo cierto es que el disco no tendría demasiado éxito ya que únicamente se publicaría en Europa, convirtiéndose en un artículo de coleccionista en los Estados Unidos. Solamente en el Reino Unido tendría unas ventas aceptables, destacando entre las canciones que lo componían este “Whenever I Stop”.

 

Entonces llegaría la noticia inesperada. Unos meses después de la publicación de este disco, ya en el año 2000, un infarto de miocardio acababa con la vida de Paul Young, un auténtico mazazo para sus compañeros que cesarían su actividad durante unos años, dando la impresión de que su recorrido había llegado a su fin de una manera trágica y en unos momentos de creatividad y éxito bastante delicados.

Esto no significaría que arrojarían la toalla definitivamente ya que en el año 2004 llegaría un nuevo disco titulado “Rewired” con el intento de iniciar una nueva etapa, introduciendo bastantes cambios. Para empezar su sonido evolucionaría a lo que se estilaba con la llegada del nuevo siglo e incluso en el nombre del grupo como ahora veremos.

Los arreglos de las distintas canciones que componen el disco son bastante distintos de lo que nos tenían acostumbrados, más electrónicos y menos acústicos, algo que podemos comprobar en el tema que le da título.

 

Si en los últimos años el protagonismo de Carrack había ido creciendo en decrimento del de Young a la hora de ponerle voz a sus canciones, con la desaparición de éste último, el primero se convertiría en el auténtico lider del grupo. De hecho, “Rewired” vendría firmado por “Mike + The Mechanics + Paul Carrack”. Además en ese instante Rutherford y Carrack eran los dos únicos miembros fundadores que quedaban en el grupo.

La verdad sea dicha que el disco pasaría con más pena que gloria sin apenas repercusión, comentando incluso sus propios creadores que las prisas por volver a publicar un nuevo trabajo tras el fallecimiento de Young no fueron buenas consejeras. De cualquier modo, no podía faltar entre sus canciones algún baladón que en la voz de Carrack siempre es una buena solución, como este “If I Were You”.

 

Aunque en el año 2011 aparecería otro disco firmado por “Mike + The Mechanics”, podría decirse que “Rewired” es realmente el último trabajo de su trayectoria ya que después de éste Paul Carrack abandonaría a su amigo Mike Rutherford que tendría que rodearse de nuevos músicos y un nuevo vocalista para seguir adelante.

El hasta ahora último disco de Mike + The Mechanics aparecería en el año 2011 y su título sería “The Road”. La formación del grupo ha cambiado radicalmente hasta el extremo de que Harry, hijo de Rutherford colabora en el mismo. Eso sí, lo que no ha cambiado en absoluto es la presencia de un vocalista de calidad con una voz descomunal, en este caso Andrew Roachford.

Roachford3

 

Aunque el disco no sería apenas promocionado y muy poca gente fuera consciente de su existencia, podemos disfrutar una vez más de su buena música y de esa grandísima voz que también tiene Roachford en el tema que le da título “The Road”.

 

Pues ya hemos llegado al final. Durante las últimas cinco ediciones de “La Graminola” hemos contado todo lo relacionado con Genesis, uno de los grupos más grandes de la historia del rock, no solamente por lo que el propio grupo fue capaz de crear sino por todo lo que ha generado cada uno de sus integrantes, pero no quiero dejar de mencionar otro proyecto en el que uno de sus miembros participaría esporádicamente.

En la edición de “La Graminola” dedicada a Phil Collins ya os comentaba su interés por el jazz, llegando a formar de manera puntual su propio grupo con el que ofrecería algunas jam sessions. Pues bien, entre los años 1975 y 1979 colaboraría con una banda de jazz que publicaría bastantes discos durante las décadas de los 70 y de los 80 llamada Brand X. Dicho queda.

brand x

Las que nos han acompañado durante las cinco entregas dedicas a Geneis y van a seguir acompañándonos en el futuro son Silvia y Ana y su “Esencia de Trementina”.

Ellas ponen todo su esmero en cada una de sus obras pero si se trata del encargo de algún familiar le añaden el cariño y una esfuerzo todavía mayor, como puede comprobarse en esta bailarina de ballet que aparece bailando y girando sobre sí misma, para la que se han escogido unos tonos de fondo para lograr que la figura tenga más presencia y fuerza. Además, se le ha añadido una especie de tul en la parte del tronco para darle todavía más realismo. Genial como siempre.

https://esenciadetrementina.wordpress.com/

https://www.facebook.com/esenciadetrementina/?fref=ts

bailarina-ana

Hasta la próxima, Graminoleños.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s