BELINDA CARLISLE


belinda-carlisle-482x298

Hola Graminoleños.

Hoy “La Graminola” va dedicada a una artista con una grandísima personalidad y con una trayectoria llena de circunstancias no conocidas todas ellas por el gran público. Una pionera en muchos aspectos que llevó una auténtica vida de rockera pese a hacer música puramente pop. Con un espectacular físico en el que unos ojos color esmeralda terminan por hipnotizar a todo el que la mira y una peculiar voz rota y desgarrada hacen de Belinda Carlisle una de esas cantantes que no dejan a nadie indiferente.

Pero hay que empezar por pel principio, y para ello tenemos que irnos hasta el año 1978 en el que junto a Jane Wiedlin, Charlortte Caffey, Margot Olaveira y Elissa Bello haría historia al crear el primer grupo de la historia de la música integrado únicamente por mujeres que tocaban sus propios instrumentos y que componían sus propias canciones. Habían nacido “The Go-Go’s”.

gogos

En sus comienzos se batirían el cobre tocando en clubes nocturnos donde llamarían la atención precisamente porque hasta ese momento los grupos formados íntegramente por chicas llevaban siempre un grupo de músicos de apoyo con ellas. Esta originalidad y la música que hacían les llevarían a ser teloneras de Madness en algunos conciertos de sus comienzos y de ahí a grabar su primer single en el año 1980.

El single llevaría el título de “We Got The Beat” y se convertiría en un inesperado éxito así como un himno de los fans del estilo New Wave que estaba empezando a dar sus primeros coletazos.

Sus actuaciones en directo empezaron a ser bastante comentadas y la buena acogida de este single les llevaría a grabar en el año 1981 el que iba a ser su primer disco titulado “Beauty And The Beat”. Como podemos ver el “beat” lo tenían bastante marcado.

Su manera de hacer música, en estos primeros tiempos marcada por unos ritmos rápidos y unos temas cortos al más puro estilo punk, calaría entre los jóvenes aficionados a la música y el disco se convertiría en la gran sorpresa del año con unas ventas espectaculares.

Para aquel entonces se había producido el primer cambio en su formación ya que la batería Margot Olaveira había sido sustituida por Kathy Valentina, procedente de otro mítico grupo femenino como eran The Girlschool, lo que les daría un sonido todavía más contundente.

El disco incluía, por supuesto, “We Got The Beat”, pero también incluía una canción que se convirtió asimismo en un gran éxito de manera inmediata. Su título: “Our Lips Are Sealed”.

Lo cierto es que el éxito que cosecharía su primer trabajo pillaría por sorpersa a todo el mundo, incluídas ellas mismas, por lo que el “desparrame” empezó a acompañarlas en todas sus actuaciones. Aprovechando el tirón no tardarían en publicar su segundo disco.

De esta manera, en el año 1982 aparecería en el mercado “Vacation”, que seguiría la senda marcada en su primer trabajo y en el que el primer single, que da título al disco, se convertiría en un nuevo gran éxito.

Su puesta en escena era digno de ver, la peculiar voz de Belinda lo llenaba todo y algunos de sus videoclips tenían una grandísima espectacularidad como el de otro de los éxitos de este trabajo, “Cool Jerk”.

El desmesurado éxito logrado con sus dos primeros discos les llevarían a probar el lado oscuro de la fama. A pesar de que su sonido era un tanto mas pop, vivían como auténticas rockeras practicando todos los excesos que se ponían a su alcance. El alcohol y las drogas empezaron a irrumpir en sus vidas y las riñas y diferencias entre las integrantes del grupo serían bastante habituales.

Por este motivo, las “deserciones” dentro del grupo empezaron a producirse y finalmente Charlotte Caffey y la propia Belinda serían las dos únicas fundadoras del grupo que continuarían adelante, aunque evidentemente era cuestión de tiempo la ruptura definitiva.

Pese a todo, todavía aguantarían la publicación de un nuevo disco, que llegaría en el año 1984 bajo el título de “Talk Show” y que no alcanzaría ni de lejos éxitos anteriores con unas ventas bastante discretas.

El único tema de este disco que destacaría algo sería el titulado “Head Over Heels”.

Habida cuenta del gran retroceso en ventas de este disco y las continuas reacaídas de Belinda por su adicción a la cocaína, The Go-Go’s llegarían a su fin y tras algo más de cinco años de trayectoria ponían fin a su andadura, aunque como veremos más adelante no definitivamente.

A partir de ese momento cada una de las integrantes del grupo intentaría seguir su camino musicalmente hablando, pero lo cierto es que a excepción de Charlotte Coffey como compositora y colaboradora de otros artistas ninguna de ellas lograría el éxito. Bueno, una de ellas si lo conseguiría, y de qué manera: Belinda Carlisle.

Tras dos años intentando recuperarse de sus adicciones, Belinda daría el paso definitivo en su carrera con la publicación de su primer disco como solista. Sería en el año 1986 y llevaría el título de “Belinda”.

Con un estilo algo diferente al que practicara con The Go-Go’s, algo menos vertiginoso y más cercano todavía al pop, Belinda lograría una buena acogida de su primer trabajo llegando al top 3 con el primer single que publicaría del disco, titulado “Mad About You”.

Lo cierto es que como carta de presentación en solitario el disco no estaba nada mal. Podría decirse que había mimbres para el cesto y que con su voz cada vez más personal, los buenos coros de los que se rodeaba y los arreglos más “suaves” que realizaba a sus canciones, su futuro era bastante prometedor, como podía comprobarse con otro de los temas destacados del disco: “I Feel The Magic”.

Otro de los síntomas de que el camino escogido por Belinda para iniciar su carrera en solitario era el correcto sería que una de las canciones de su disco fue elegida para convertirse en el tema central de la película “Out Of Bounds”. Ese tema llevaría el título de “Shot In The Dark”. Como ha sucedido en muchas ocasiones el éxito de la canción superaría al de la película. Bueno para Belinda.

Aprovechando la buena acogida de su primer trabajo, su segundo disco llegaría de inmediato, concretamente en 1987, poco más de un año después de “Belinda”. Además, este nuevo disco vendría acompañado de un cambio en su imagen ya que abandonaría su melena rubia para convertirla en pelirroja logrando un espectacular contraste con sus no menos espectaculares ojos color esmeralda.

El disco llevaría el título de “Heaven On Earth” y se convertiria en un rotundo éxito desde el mismo día de su publicación, pasando por ser su mejor trabajo y el disco más vendido de su carrera. Un disco que no tiene desperdicio, con un sinfín de canciones que fueron publicadas como singles y casi todas ellas entrando disparadas en los primeros puestos de las listas de todo el mundo, como sucedería con el primero en salir que sería “Heaven Is A Place On Earth”.

Podía apreciarse una Belinda más asentada, más creativa y en un gran momento. Además sabría rodearse de buenos músicos y elegiría también a los mejores para realizar sus videoclips. De hecho, el videoclip de esta canción sería dirigido por la mismísima Diane Keaton. Podría decirse que había un antes y un después tras la publicación de su segundo disco en solitario.

Esta especial colaboración volvería a repetirse con el videoclip del segundo single del disco, el correspondiente a “I Get Weak”, que llegaría a lo más alto de las listas y que he de reconocer que es una de mis canciones preferidas del mismo.

Ciertamente el éxito fue descomunal. Una canción arrastraba a otra y era bastante difícil decidir cual sería la siguiente en publicarse como single, por lo que finalmente hasta seis de los temas del disco aparecerían como sencillos en el mercado, algo que solamente está al alcance de los grandes artistas y con sus mejores creaciones.

Además su voz tan especial le daba ese toque perfecto a sus canciones. A mí personalmente Belinda Carlisle me encanta, posiblemente porque su manera de cantar en muchas ocasiones se asemeja a esa gran diva que es Stevie Nicks, algo que podemos apreciar en “Circle In The Sand”, por ejemplo. Si cerráis los ojos y solamente esucháis ¿no os entran dudas de si es Belinda o Stevie?

Además, a partir de ese momento Belinda empezaría a destacar también en una faceta que mientras formó parte de The Go-Go’s no puso demasiado en práctica. Me estoy refiriendo a que nos demostraría que también era capaz de brillar a la hora de interpretar baladas. Como muestra dos botones.

El primer ejemplo es este “World Without You” en el que el contraste de graves y agudos y los coros le dan un aire espectacular a la canción.

El otro ejemplo es una sencillísima canción de amor en la que su voz rasgada y grave lo inunda todo. En ocasiones lo sencillo es lo más grande, como podemos escuchar en “Love Never Dies”.

Para que nos hagamos una idea del éxito que supuso para Belinda este trabajo, hasta las canciones que no triunfaban terminaban haciéndolo. Dicho así suena raro pero os lo explico para que me entendáis.

La canción en cuestión es “I Feel Free”, el último single que se publicaría del disco y que pasaría bastante desapercibido y sin demasiado éxito. Sin embargo, estábamos en la época de los maxisingles y las remezclas, aunque no tanto como ahora, claro está, y una nueva versión hecha para bailar en las discotecas se convertiría en una auténtica llenapistas. Simplemente había que darle el toque adecuado.

Lo que estaba claro es que repetir éxito iba a ser prácticamente imposible. Cuando un artisa realiza un trabajo como éste, con hasta séis singles de éxito, lo que venga detrás siempre será considerado peor, pero como suele decirse “que le quiten lo bailao”. Además, su siguiente disco no desmerecería lo más mínimo.

Sería en el año 1989 cuando llegaría su siguiente disco, titulado “Runaway Horses”, que marcaría una senda continuista en cuanto a estilo y que cosecharía también bastante éxito, siempre por debajo de “Heaven On Earth”. El primer single, “Leave A Light On” no obstante llegaría muy alto en las listas tanto americanas como europeas.

Como sucediera con su anterior trabajo, los singles que se publicarían serían numeros e irían cayendo uno detrás de otro para encaramarse a los primeros puestos de las listas. El segundo en llegar sería el que da título al disco y, curiosamente sería el que peores resultados cosecharía aún convirtiéndose en una canción muy conocida.

Como suele suceder en estos casos, el éxito que Belinda estaba cosechado le llevaría a contar con colaboraciones de lujo. Cocretamente, en este disco el talento de Bryan Adams o George Harrison ayudarían a que canciones como “Summer Rain” se convirtieran en éxitos rotundos.

El disco tenía de todo. por tener tenía hasta un pequeño guiño a España, con una canción con título en español y que utiliza la guitarra española en gran parte de la canción. Un tema con una parte muy relajada y andaluza que da paso a un estribillo a todo ritmo. Me estoy refiriendo a “La Luna”.

Pero a mi modo de ver, la mejor canción de este disco es la que curiosamente se publicaría como último single. Su título es “(We Want) The Same Thing” y lo cierto es que lo tiene todo. Un inicio en el que predomina la voz de Belinda para dar paso a un estribillo de esos que te atrapa con sus habituales coros. Para mí, una joya.

Tras estos dos últimos discos que obtuvieron un éxito descomunal, iba a ser bastante complicado mantener el nivel. Ya hemos visto en otros artículos de “La Graminola” como artistas que triunfan a lo grande con algún o alguos discos sufren un pequeño retroceso por no poder igualar el nivel de éstos. A Belinda también le sucedería al publicar su nuevo trabajo.

Sería en el año 1991 cuando aparecería “Live Your Life Free”, un disco que obtendría bastante menos éxito que sus dos trabajos anteriores a pesar de contener canciones que merecían la pena como el primer single que aparecería titulado “Do You Feel Like I Feel?”

A pesar de que el estilo de este disco era idéntico al de los anteriores, su aceptación fue bastante menor y sus ventas caerían bastante. De hecho, en Estados Unidos apenas tuvo repercusión siendo más valorado en Europa y, sobre todo, en el Reino Unido donde todavía no había perdido el tirón.

La impresión que daba es que empezaban a considerarla repetitiva y los críticos especializados comenzaron a realizar críticas un tanto desproporcionadas considerando su música un tanto “pegajosa”. Ciertamente yo no puedo estar de acuerdo con estas afirmaciones, ya que si bien en su conjunto el disco era inferior a los precedentes, en él se contenían canciones como esta preciosa balada titulada “Half The World”.

Lo que está claro es que después de que en los discos anteriores prácticamente todas las canciones que lo componían sonaban en las emisoras y hasta seis de ellas eran publicadas como singles, en esta ocasión serían bastante menos los sencillos que se extraerían, concretamente tres.

Esto no quiere decir que esos temas elegidos para publicarse como sencillos no tuvieran la calidad suficiente, en absoluto. Podríamos decir que de lo que se trata es más de una cuestión de cantidad que de calidad. No hay más que escuchar el último single que se extraería de este disco de título “Little Black Book”.

Éste sería el momento elegido por Belinda para recapitular, por lo que en el año 1992 lo que tocaría sería publicar un disco recopilatorio de todos sus éxitos titulado “Her Greatest Hits”. Era curioso que justamente cuando atravesaba su mejor momento personal habiendo sido capaz de dejar atrás su periodo de excesos y adicciones, su momento profesional atravesaba momentos de duda, pero el mundo de la música es así de caprichoso en la mayoría de las ocasiones.

Solamente un año después, en 1993, llegaría su siguiente disco, de título “Real” en el que Belinda decidiría cambiar un poco su estilo para lo que contaría con una vieja conocida, su antigua compañera en The Go-Go’s, Charlotte Caffey.

El camino iniciado hacia ventas menores se vería acrecentado con este disco, siendo la única canción destacable del mismo la que se publicaría como primer single titulada “Big Scary Animal”.

“Real” se había convertido en el disco de Belinda Carlisle en solitario que menos ventas había logrado hasta el momento, por lo que la cantante decidiría tomarse un pequeño descanso e iniciar un periodo de reflexión. Su música ya no atraía tanto como antes y debía hilar muy fino a la hora de seguir con su carrera musical.

Por este motivo, tras tres años de silencio, en el año 1996 llegaría su siguiente trabajo, titulado “A Woman And A Man”, en el que volvería a contar con la colaboración de su buena amiga Charlotte Caffey, logrando remontar un poco el vuelo obteniendo mejores resultados en cuanto a ventas que su anterior trabajo.

En esta ocasión se quedaría a medias entre su sonido habitual y el mas cercano a The Go-Go’s que le proporcionaba su colaboración con Caffey. Por este motivo las críticas serían muy variadas, desde quienes consideraron el disco un buen trabajo a los que criticaron sin cesar los vaivenes que estaba dándole a su música.

Esta especie de dicotomía la podemos apreciar escuchando los dos temas más destacados del disco. En “In Too Deep”, podemos apreciar el más puro estilo Carlisle cuando interpreta sus baladas.

Como contraste, en “Always Breaking My Heart” puede apreciarse la mano de Coffey y un sonido más cercano al de sus primeros tiempos dentro de The Go-Go’s, época que parecía echar de menos y de que manera.

Evidentemente, los buenos tiempos, los magníficos tiempos diría yo, ya quedaban lejos y la impresión que daba es que su carrera como vocalista había tocado techo y quizás llegado a su fin. Pero Belinda había evidenciado en los últimos años que de algún modo añoraba sus tiempos de juventud en los que disfrutó por primera vez de la música junto a sus amigas en The Go-Go’s.

Sus recientes colaboraciones con Charlotte Coffey y la recuperación del contacto con el resto de las componentes originales del grupo llevarían consigo que la banda se reuniera de nuevo para realizar unas cuantas giras juntas. Las sensaciones fueron tan buenas y la aceptación del público tan grande que a partir de ese instante The Go-Go’s volverían a la carretera, eso sí, interpretando sus éxitos de siempre.

El éxito de su retorno fue total y era cuestión de tiempo que el gusanillo de grabar un nuevo disco con canciones inéditas acabara por apoderarse de ellas. De esta manera, en el año 2001 aparecería un nuevo disco de The Go-Go’s, el primero en 17 años, titulado “God Bless The Go-Go’s”.

Las críticas fueron muy buenas, pero las ventas no lo fueron tanto. The Go-Go’s se habían convertido en un grupo que triunfaba en sus giras gracias a sus fans de siempre, pero recuperar el terreno perdido en el mercado discográfico era otro cantar. De cualquier manera su música era la de siempre, guitarras tocando a toda velocidad y la voz inconfundible de Belinda, aunque con algún que otro kilo de más y alguna arrugilla de por medio. Todo esto puede apreciarse en “Unforgiven”.

Desde entonces The Go-Go’s continúan juntas realizando giras cuando se tercia pero sin haber vuelto a meterse en el estudio para grabar nuevo material. Muchos os preguntaréis si Belinda no ha publicado nada nuevo desde entonces. Pues lo cierto es que parece que no está muy por la labor, aunque en el año 2007 haría una especial y “extraña” excepción.

Tras todos los excesos cometidos en su época de juventud, Belinda pasó en plena madurez al otro extremo. Se hizo budista, dejó las drogas, el alcohol y hasta el tabaco y se volvió un tanto mística podríamos decir. Tanto que en el año 2007 publicaría un disco titulado “Voila” que contenía versiones de clásicos de la música francesa que serían un estrepitoso fracaso. Estaba claro que su sitio era el escenario junto al resto del grupo.

Lo cierto es que el resultado es bastante “raro” y algunas de las versiones un tanto … bueno mejor no calificarlas. Os dejo una muestra, su versión de “La Vie En Rose”.

En fin, que como habréis podido comprobar la historia se ha vuelto a repetir. Un inicio con un grupo, una carrera en solitario que empieza triunfal para ir decayendo, vuelta a los escenarios con su antigua banda y excentridades que no llevan a ningún sitio una vez que la creatividad desaparece. De cualquier modo, siempre merece la pena escuchar su voz y su música.

Esto es todo por hoy. Y como decía Super Ratón, no olvidéis musiquearse ni maravillarse también con las chicas de “Esencia de Trementina”.

https://esenciadetrementina.wordpress.com/

Hasta la próxima, Graminoleños.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Un pensamiento en “BELINDA CARLISLE

  1. Pingback: THE BANGLES | LA GRAMINOLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s