GEORGE MICHAEL


george-michael

Hola Graminoleños.

Tras dedicar la pasada edición de “La Graminola” a la figura de George Michael mientras formó parte del dúo Wham junto a Andrew Ridgeley, hoy toca adentrarnos en su época más exitosa y turbulenta, es decir, en su carrera en solitario. Una trayectoria repleta de grandes canciones, mucho éxito y también muchas miserias. Vamos a por ello.

Tras abandonar Wham, George Michael tenía muy claras las ideas sobre hacia donde quería conducir su carrera como solista. Quería llegar a más público, hacer música más seria y que sus seguidores no fueran únicamente quinceañeras atraídas en gran medida por su físico. Iba a demostrar a todo el mundo, a todos los que dudaban sobre su calidad artística, esa genialidad que llevaba dentro.

El año 1987 sería clave en esta nueva etapa. Para empezar publicaría un sencillo con una de las artistas que él más admiraba, Aretha Franklin. Y lo haría gracias a la producción y composición de un dúo que por aquel entonces eran unos perfectos desconocidos y que se convertirían en una de las parejas de productores más respetados en la década de los 80. Ellos eran Simon Clamie y Rob Fisher o, lo que es lo mismo, Clamie & Fisher.

Sería ésta la primera vez que interpretaría una canción nueva no escrita por él mismo y lo cierto es que esa novedad merecería la pena porque este “Knew You Were Waiting (For Me)” es sin ningún lugar a dudas una verdadera joya.

En el videoclip puede apreciarse un evidente cambio en la imagen de George Michael que no sería más que un anticipo de la que iba a protagonizar con su álbum de debut que llegaría muy pocos meses después, aunque antes de eso sorprendería a propios y extraños con un proyecto que se quedaría medio camino, pero que nos dejaría una espectacular versión de un clásico de Bee Gees.

Ese proyecto en concreto llevaría el nombre de Boogie Box High y contaría con la colaboración, entre otros artistas, de Nick Heyward, el que fuera cantante del grupo Haircut 100. La verdad es que el grupo en sí no tendría prácticamente recorrido pero dejaría una más que destacable versión del tema de los hermanos Gibb, “Jive Talkin'”.

Poco a poco iba poniendo las piedras adecuadas para construir su primer edificio, esto es, para publicar su primer disco que llegaría en ese mismo año 1987 bajo el título de “Faith”.

faith

El disco sería un éxito rotundo desde el momento en que salió al mercado y se convertiría en uno de los discos del año, repleto de grandes canciones que según se publicaban iban llegando a lo más alto de las listas de éxitos, mostrando a un George Michael muy distinto al de Wham, mas hecho, más maduro y, en definitiva, más artista.

“Faith” es sin duda el mejor disco de su carrera o, cuanto menos, el que le aportaría un mayor éxito. Lo que está claro es que éste es el disco que él quiso hacer en ese momento. Todas las canciones están compuestas por Michael y además también toca casi todos los instrumentos que aparecen en la grabación.

El primer sencillo en publicarse también sería un auténtico acontecimiento. Ya os comente en el artículo dedicado a Wham que la figura de George Michael siempre ha estado vinculada al escándalo y la polémica. Pues bien, con el tema “I Want Your Sex”, no solamente lograría un éxito absoluto sino que también pondría de los nervios a los más puristas y conservadores de la época.

El título en sí ya anticipaba polémica, pero la visualización del videoclip sería lo que terminaría por soliviantar al personal. Mucho encaje, mucho liguero y una letra sexual … que no es otra cosa que una apología de la monogamia y el amor verdadero, lo que son las cosas. Lo cierto es que se trata de una gran canción, con un sonido espectacular pero que llegaría a estar vetado incluso en la mísmisima MTV que no lo emitía sino era en horario nocturno. Sin comentarios.

Por si fuera poco, esta canción sería incluída en la banda sonora de la película “Superdetective en Hollywood”, protagonizada por Eddy Murphy, lo que significaría el empujón definitivo.

El siguiente sencillo en aparecer de este trabajo puede considerarse como la canción más importante de la trayectoria de George Michael. Sería con la canción con la que se convertiría en un auténtico icono de la música de los 80 y le consagraría como la importante figura mundial en que se iba a convertir. Por supuesto que me estoy refiriendo a “Faith”.

Este tema, con un ritmo cercano al rockabilly, no solamente conseguiría convertirse en un absoluto éxito a nivel mundial sino que también nos dejaría una de las imágenes más reconocibles de la historia de la música gracias a su videoclip. Un sonido de órgano nos va presentando a un George Michael con barba, gafas de sol oscuras, chupa de cuero, pantalones vaqueros y botines, de espaldas a una jukebox con uno de sus pies apoyado en ella y que comienza a mover según se inicia el sonido de su guitarra. Espectacular.

El éxito de su álbum de debut fue descomunal y cada canción que se publicaba como sencillo se convertía en número uno de manera casi inmediata. Además, Michael mostraba que era capaz de moverse en distintos registros, algo que le desencasillaría definitivamente de esa fama de artista para quinceañeras. Detrás de él había más, mucho más.

Por supuesto que entre esas buenas canciones había lugar para las baladas, destacando sobre todo dos de ellas. La primera lleva el título de “One More Try”, una canción de amor, desamor y segundas oportunidades.

Pero la balada con la que cosecharía más éxito sería otra. Una canción con un sonido de fondo inconfundible que acompaña a la canción de principio a fin, un coro femenino espectacular y una melodía que estaba a la altura de sus grandes baladas en Wham. Estoy hablando de “Father Figure”.

Dentro de “Faith”, George Michael trabajo con distintos estilos demostrando a todo el mundo que su talento era muy grande ya que se movía a la perfección en cualquiera de ellos. Sus inicios en Wham, como ya os comenté en su momento, estuvieron muy cercanos a la música para bailar, como el tema que viene a continuación.

Se trata de “Monkey”, una canción que no está entre las mejores del disco pero que curiosamente obtendría un gran éxito, sobre todo en Estados Unidos donde llegaría al número uno de las listas de ventas. A pesar de esto, nunca sería incluída en ninguno de los recopilatorios de su carrera que se irían publicando en el futuro.

Como vemos, muchos fueron los sencillos publicados de este disco, incluso en Estados Unidos se publicaría otro más, concretamente “Hard Day”, aunque sin demasiado éxito en el resto del mundo, pero algunos de los temas que se quedaron sin conseguir ese privilegio tienen también calidad suficiente.

“Hand To Mouth” es una canción, escondida en el disco, desapercibida, pero que a mí personalmente me encanta con ese ritmo de medio tiempo tan cautivador y un Michael cantando con un tono bajo.

Todo marchaba viento en popa. Su debut como solista había sido espectacular y las perspectivas no podían ser mejores, por lo que había mucho interés en saborear su nuevo trabajo, el cual llegaría en el año 1990 y significaría un brutal enfrentamiento con su sello discográfico, Sony, por el que tendría que pagar un gran peaje.

El título de este nuevo trabajo sería “Listen Without Prejudice, vol. 1”, y aunque alcanzaría también un gran éxito, sus ventas estarían por debajo de su antecesor, en gran medida por la actitud beligerante del cantante contra el sello, como veremos a continuación. De hecho, estaba previsto la publicación del volumen 2 pocos meses después, algo que finalmente no se produciría.

prejudice

Pocos podían imaginar la polémica que iba a rodear y las consecuencias que iba a traer la aparición en el mercado de este nuevo disco. Cuando fue publicado, ninguno de sus seguidores sabía lo que estaba sucediendo en realidad, aunque la ausencia de videoclips de los sencillos que iban publicándose o, en su defecto, la no aparición del propio George Michael en ellos era una señal inequívoca de que algo no marchaba como debía.

El primer sencillo en publicarse sería una canción titulada “Praying For Time”, cuya letra criticaba las injusticias sociales, devolviéndonos al George Michael reivindicativo de sus tiempos en Wham, cuyo videoclip no contaba con otra cosa que un fondo negro en el que iba apareciendo la letra de esta canción, ya que el cantante se negaría a aparecer en ningún video, a interpretar en directo ninguna de las canciones del disco y a no realizar ningún tipo de promoción. La cuerda se había roto y de que manera.

Cuando George Michael inició su carrera en solitario publicando “Faith” ya se dió cuenta de que sus relaciones con la multinacional por la que había fichado no iban a ser nada fáciles. Él quería apartarse de su imagen de sex-symbol y de cantante hecho para adolescentes y demostrar que eran un gran artista dirigiendo su música a un público más maduro con un sonido de mayor calidad.

Éste sería el motivo por el que George Michael decidiría denunciar a su discográfica intentando romper su contrato, algo bastante complicado que finalmente se convertiría en imposible. Por ese contrato estaba obligado a publicar hasta cinco discos más con Sony y que, además, esos discos fueran, al menos, de la misma calidad que el inmediatamente anterior. La batalla legal no había hecho más que comenzar.

Pero mientras tanto, la “andadura” del disco continuaba adelante y, aunque sin mucha promoción, sin videoclip o sin su imagen en ellos, los sencillos seguían apareciendo en el mercado, mostrando a un George Michael más melancólico y con una música más madura que en su álbum de debut, como se puede comprobar en este “Waiting For That Day”.

De todas las canciones de este disco, de entre los sencillos que aparecieron de él en el mercado, sin duda alguna la que más éxito alcanzaría, la que más alto llegaría en las listas de ventas sería otra de esas canciones reivindicativas que Michael acostumbraba a incluir en sus discos y, de algún modo, una encubierta declaración de principios.

“Freedom 90”, titulada de esta manera, con los dos últimos dígitos del año en que fue compuesta al final para diferenciarla de otro tema del mismo título publicada en su día junto a Andrew Ridgeley en Wham, contenía una letra dedicada a todos aquellos que luchaban por sus derechos “saliendo del armario”. Por aquel entonces muy pocos podían imaginar que seis años después sería él mismo el que daría ese paso.

Casualidad o no, éste sería el único single publicado que vendría acompañado del correspondiente videoclip, aunque con truco. En él aparecen algunas de las top models más famosas de aquella época como Naomi Campbell, Linda Evangelista o Cindy Crawford, así como el que se supone que es el propio George Michael, aunque lo cierto es que se trata de un doble, como bien puede apreciarse en las imágenes.

Entre unas cosas y otras, lo cierto es que las ventas del disco fueron bastante menores en cuanto a las de su álbum de debut, pero la figura de George Michael había crecido y calado entre los aficionados al pop de la época, convirtiéndose en un icono de la rebeldía y de la lucha contra la tiranía de la maquinaria de las multinacionales discográficas.

Además, un acontecimiento bélico que se produciría en aquel momento iba a darle un empujón más en cuanto a popularidad en Estados Unidos. Corría el año 1991 y estalló la Guerra del Golfo, utilizándose una de las canciones del disco como sintonía radiofónica de fondo de un programa que se dedicaba a leer las cartas y mensajes que los familiares de los soldados americanos que estaban destinados en el frente escribían a los suyos. El título de esa canción es “Mothers Pride”.

Como era de esperar, la batalla judicial caería finalmente del lado del sello discográfico y George Michael se vería obligado a pagar una fuerte indemnización y a permanecer sin publicar un nuevo disco nada más y nada menos que cinco años, salvo que lo hiciera con Sony. Para muchos lo más fácil habría sido claudicar, hacer de tripas corazón y publicar esos discos con ellos, pero él no estaba dispuesto a ceder, por lo que aguantaría estoicamente ese tiempo sin sacar un nuevo trabajo aunque, como vamos a ver inmediatamente, aprovecharía el tiempo de una manera muy inteligente y rentable.

En ese mismo año 1991, iba a conocer al que iba a convertirse en su nueva pareja y, según siempre ha reconocido, el gran amor de su vida, un joven brasileño llamado Anselmo Feleppa que apenas dos años después iba a ser, sin él proponérselo, el desencadentante de la espiral de autodestrucción en que iba a convertirse la vida de George Michael.

A pesar de la prohibición de publicar nuevo material, su figura como artista se había agrandando totalmente. Todo el mundo reconocía su gran voz, su calidad y, sobre todo, su valentía y atrevimiento. Además, sabría gestionar a la perfección este tiempo de obligado descanso, manteniéndose en el candelero y logrando que, a pesar de todo, el año 1992 fuese mágico para él.

Para empezar, se daría el gustazo de colaborar con uno de sus artistas preferidos y uno de los cantantes de mayor prestigio en el panorama musical del Reino Unido. Me estoy refiriendo al mismísimo Elton John, con el que grabaría una versión de su clásico “Don’t Let The Sun Go Down On Me”, cuya recaudación iría a parar a varias organizaciones que vigilaban por el cuidado de los niños y de ayuda al tratamiento del SIDA.

Como suele decirse cuando alguien se siente herido por algún acto realizado por otro u otros, George Michael ni perdonaba ni olvidaba la batalla que había sostenido con su ya ex-sello discográfico, por lo que aprovecharía de nuevo el tiempo libre del que disfrutaba forzosamente para llevar a cabo una pequeña y dulce venganza.

En este mágico para él año 1992 publicaría un sencillo titulado “Too Funky”, que en un principio debería haber sido incluido en el “Listen Without Prejudice, vol. 2” que nunca vería la luz. En el videoclip, esta vez sí, aparece el propio George Michael acompañado de top-models como Eva Herzigova, Linda Evangelista (que repetía) o Tyra Banks y, agarraos que vienen curvas, la mismísima Rossi de Palma. Era una manera de decir vostros tenéis un vídeo con top models como “Freedom 90”, pero yo tengo otro igual en el que además salgo yo. Genial jugada.

Pero el momento verdaderamente culminante de este año 1992 iba a llegar en verano, con su participación del concierto tributo a Freddie Mercury, fallecido a finales de 1991, celebrado en el mítico estadio de Wembley, donde iba a ofrecer una espectacular actuación.

La compenentración que mostraría con los tres componentes de Queen durante el tiempo en que actuaron juntos fue descomunal. El mundo iba a descubrir a un George Michael con una intensidad tremenda, a un gran artista con una voz que no desmerecía lo más mínimo a la de Mercury, hasta el extremo de que llegaría a rumorearse que él podría convertirse en el vocalista que el grupo estaba buscando para continuar adelante, algo que finalmente no llegaría a producirse.

Lo cierto es que Michael pondría al público en órbita con su actuación. Podría decirse que ese sería el momento en el que la crítica y los aficionados a la música descubrirían al gran artista que era. No hay más que deleitarse viendo y escuchando esta impresionante versión de “Somebody To Love”.

Curiosamente, justo en el momento en el que no podía publicar un nuevo disco, en el que se suponía erá su etapa más difícil artistícamente hablando, la carrera de George Michael había conseguido darse un impulso casi definitivo para convertirse en un auténtico ídolo de masas. Había aprovechado el tiempo a la perfección pero, lamentablemente, las malas noticias no iban a tardar en aparecer.

Hasta el año 1996 no llegaba el momento en el que finalizaba la prohibición de publicar un nuevo disco, pero una fatal y trágica noticia acontecida en el año 1994 iba a llevarle a volver a cobrar actualidad con la aparición en el mercado de un nuevo sencillo que, a la postre, iba a convertirse también en el anticipo de ese deseado nuevo trabajo.

La desagradable noticia no iba a ser otra que el fallecimiento de su pareja sentimental, Anselmo Feleppa, aquejado de Sida, algo que le dejaría sumido en una profunda depresión que prácticamente arrastraría hasta el final.

Oficialmente nadie conocía esa relación sentimental ni la condición sexual real de George Michael, por lo que no sería hasta unos cuantos años después cuando se sabría que este “Jesus To A Child” fue publicado como tributo dedicado a la que fue la persona que más profundamente él había amado.

La desaparición de Feleppa iba a dejar a George Michael prácticamente colapsado. Su depresión fue descomunal y sería entonces cuando comenzaría su carrera de autodestrucción sumergiéndose en el mundo de las drogas. Sería entonces cuando comenzaría su adicción al Prozac y el cannabis.

Por fin llegaría el año 1996 y con él la salilda al mercado el tan ansiado nuevo disco. Lo cierto es que quizás por haber puesto demasiada ansiedad en la llegada de ese momento o quizás por su estado de ánimo, lo cierto es que “Older”, aún siendo un buen disco no obtendría los resultados que se esperaban de un trabajo que sus fans habían estado esperando durante cinco larguísimos años.

george_michael-older-frontal

El disco resultaría ser algo más comercial de lo que inicialmente se esperaba. Aún así, George Michael no perdería su costumbre de polemizar y provocar con las letras de algunas de las canciones que se incluían en él, como sucedería con “Fastlove”.

Se trata de una canción con un sonido muy diferente al de sus anteriores discos, pensemos que ya nos habíamos adentrado en la segunda mitad de los 90, y en el que Michael vuelve a tratar de las relaciones sentimentales y sexuales, criticando esos amores y esos encuentros rápidos y sin amor. Nuevamente poniendo el dedo en la llaga.

No se puede decir que con este disco había perdido algo del tirón que había conseguido, irónicamente, mientras tuvo que permanecer en esa especie de retiro forzado, pero la verdad es que se esperaba algo más. Como suele suceder en estas ocasiones, parte de la crítica podría decirse que le estaba esperando y el comentario de que “Older” debería de haber sido mejor disco de lo que era y obtener mayor éxito del que obtuvo, dado que había tenido cinco largos años para prepararlo, se hizo bastante frecuente.

Lo cierto es que únicamente se publicaría un sencillo más de este disco, ya que no podía faltar una balada entre las canciones destacadas, concretamente la que da título al trabajo, aunque no llegaría a lograr el tirón de sus míticas canciones románticas de anteriores épocas.

Estaba claro que su estado de ánimo no era el más adecuado y sus adicciones iban cada vez a más. Por si fuera poco, en ese año 1996 iba a sufrir la pérdida de otra de las personas a las que más quería, su madre, por lo que su hundimiento se haría todavía más grande.

Una vez fallecida su madre, Michael consideraría que era el momento de hacer pública su homosexualidad, algo que iba a convertirse en un auténtico bombazo mediático y que, como desgraciadamente todavía sucede en nuestra sociedad, produciría algunas críticas morales gratuitas y alguna que otra de sus fans femeninas se quedaría por el camino. El que había sido un auténtico icono masculino para las jóvenes de los 80 anunciaba que sus preferencias eran otras muy distintas.

Entre unas cosas y otras llegaría un momento de bache creativo, por lo que sería el momento de salvarlo como habitualmente hacen la mayoría de los artistas, con un recopilatorio de grandes éxitos que aparecería en el mercado en el año 1998 bajo el título de “Ladies And Gentlemen: The Best Of George Michael”.

ladies-and

El disco recogía todos sus éxitos tanto en su etapa en Wham como en solitario, así como las distintas colaboraciones que había tenido con otros artistas, pero era significativo que no se incluyeran algunos temas inéditos como suele hacerse en estas ocasiones. Algo raro estaba sucediendo y en muy poco tiempo iba a salir a la luz.

Ese mismo año 1998, un policía de incógnito le tendía una trampa que acababa con un intento de encuentro sexual en unos urinarios públicos. George Michael sería detenido, acusado y condenado por escándalo público y su imagen saltaría hecha añicos por los aires. Él que tanto había cantado al amor único y criticado la infidelidad y el sexo sin amor en sus letras, había terminado sucumbiendo a sus tentáculos.

En ese momento saldría a la luz también su tremenda adicción al cannabis, llegando a admitir que consumía hasta 25 porros al día. Era evidente que el rumbo que había decidido seguir no era el adecuado y para intentar limpiar de algún modo su imagen saldría al mercado un nuevo disco en el año 1999 titulado “Songs From The Last Century”.

last-century

Con este disco se buscaba lavar la imagen de Michael. Se trataba de un recopilatorio de grandes clásicos de la música de otros grandísimos artistas, interpretados por él, intentando dar una imagen más seria y alejada de los escándalos que había protagonizado recientemente.

No se sabe bien si por esos escándalos o si por que no dejaba de ser su segundo recopilatorio en el periodo de un año, el disco no tuvo la aceptación esperada y sus ventas fueron bastante menores. Desde que el veto a publicar discos había desaparecido, su carrera había entrado en barrena, justo al contrario de lo que se esperaba.

Pese a todo, las versiones que se incluyen en el disco son bastante buenas, destacando, para mi gusto, entre todas ellas, esta joya de Nina Simone titulada “My Babe Just Cares For Me”.

A partir de ese momento, dejaría de ser noticia musicalmente para serlo más por sus constantes escándalos. En varias ocasiones fue detenido por conducir ebrio o por escándalos similares al de los urinarios públicos y su adicción a las drogas le llevaba a estar continuamente entrando y saliendo de clínicas de desintixocación. La peligrosa espiral en la que se había adentrado empezaba a hundirle cada vez más y más.

Los años irían pasando y en todos ellos se anunciaba su inminente regreso, algo que finalmente no llegaba a producirse. Habría que esperar hasta, nada más y nada menos, el año 2004 para su retorno al primer plano musical, que llegaría de la mano de un nuevo disco titulado “Patience”.

patience

La publicación de este disco levantaría una tremenda espectación y lo cierto es que no dejaría indiferente a nadie, ya que venia cargado de buena música y, sobre todo, de letras muy significativas, en la que George Michael daba un tremendo repaso a todos los que durante los últimos años habían estado criticándole y sacando a la luz todas sus miserias. Todo hay que decirlo, la mayoría de esas críticas eran más que comprensibles.

El primer single en aparecer de este disco iría bastante relacionado con las últimas vivencias de Michael. Se trata de “Freek”, una canción cuya letra habla del sexo virtual y bizarro y que se apoya en un videoclip que levantaría bastantes ampoyas. Estaba claro que había vuelto y estaba en forma.

El impacto que causaría esta carta de presentación sería tremendo y sería considerado de inmediato por la crítica especializada como el auténtico regreso del año. “Patience” no se parecía en nada a lo que había hecho hasta ahora George Michael a lo largo de su ya dilatada carrera y había sabido dar con la tecla. De alguna manera se había reinventado y había dado el paso de evolucionar hacia la música del siglo XXI.

Pero si su primer sencillo había llegado de la mano de cierta polémica, sería con el segundo single en publicarse con el que levantaría ampollas y de que manera. En esta ocasión lo haría con una feroz crítica a los acontecimientos políticos que se estaban desarrollando en ese momento y con un demoledor videoclip que resultaría escandaloso para buena parte tanto de la sociedad norteamericana como inglesa.

De todos es sabido que George Michael siempre fue muy crítico con las intervenciones bélicas apoyadas por su país o Estados Unidos. Por aquella época se había producido la invasión militar de Irak, por lo que aprovecharía para componer “Shot The Dog”, una canción que critica ferozmente esta acción, algo que de por sí no habría levantado demasiada polémica porque fueron muchos los artistas los que haría cosas similares, sino por el demoledor videoclip que le acompañaba.

En él, aparecen las caricaturas de Tony Blair y George Bush, en una actitud más que sospechosa y escandalosa, siendo el primero considerado como el auténtico perrito faldero del segundo. No hace falta mencionar el escándalo que provocaría, sobre todo, en el Reino Unido.

Por cierto, durante toda la canción se utliza un sampler del maravilloso tema de The Human League titulado “Love Action”.

Tras pasar factura a todos aquéllos a los que consideró oportuno hacerlo, llegaría el momento de publicar un sencillo que trajese debajo del brazo única y exclusivamente música. “Amazing” posiblemente sea la mejor canción del disco y una de las pocas que recuerda un tanto al sonido de anteriores épocas. Sin el acompañamiento de polémica de sus dos anteriores singles sería el que cosecharía más éxito considerando únicamente su sonido.

Parecía que la mala época personal de George Michael había pasado ya y que de nuevo teníamos ante nosotros ese gran artista que era, aunque desgraciadamente la realidad era bastante distinta, ya que sus adicciones estaban en su punto más álgido y los escándalos seguirían produciéndose.

Llegaría entonces el momento de recapitular con la aparición de un disco recopilatorio de grandes éxitos que saldría al mercado en el año 2006 bajo el título de “Twenty Five”.

0002446_twentyfive-deluxe-3cd_350

El disco no solamente recogía sus grandes éxitos como solista, sino que, una vez más, también incluía sus mejores canciones con Wham. Vamos que una vez más se confirmaba que la separación entre una y otra etapa, con el paso de los años, era cada vez más difícil. El pobre Andrew Ridgeley tan olvidado y malatratado como siempre.

Entre las canciones de siempre había algún que otro tema inédicto como este dueto “inesperado” con Mutya Buena, una de las integrantes del grupo femenino Sugababes, titulada “This Is Not Real Love”.

Poco estaba saliendo a la luz de su vida privada, pero lo cierto es que los excesos seguían ahí. A finales del año 2006, George Michael anunciaría que estaba trabajando en un nuevo disco en el que iba a participar muy activamente su viejo compañero Andrew Ridgeley. Desgraciadamente, los acontecimientos iban a desarrollarse de una manera bien distinta.

Finalmente ese nuevo proyecto no vería la luz ya que Michael se volvería a ver envuelto en un escándalo similar al acontecido en Beverly Hills, algo que iba a convertirse en el auténtico tiro de gracia a su carrera musical. Su comportamiento cada vez era más errático y sus adicciones iban en aumento sin solución de continuidad.

A pesar de todo, lo intentaría una vez más, publicando en el año 2008 un nuevo sencillo que contenía la que se ha convertido en su última canción: “December Song (I Dreamed Of Christmas)”, una auténtica premonición ya que ocho años después, en ese mes de diciembre, en el día de Navidad, iba a llegar la desagradable sorpresa de su fallecimiento.

Tan sólo un año después, en 2009, llegaría el anuncio público de que lo dejaba. Sus entradas y salidas de centros de desintoxicación eran continuos y era incapaz de concentrarse lo suficiente como para componer nuevas canciones no estando capacitado tampoco para subirse a un escenario. Su intención era la de recuperarse en algún momento y retomarlo donde lo había dejado, pero lamentablemente la caida al agujero negro ya era definitiva.

Apartado de la música, seguiría siendo noticia pero por sus continuos “desencuentros” con la policía. En numerosas ocasiones acabaría detenido por conducta indecorosa, enfrentamiento con agentes de la autoridad o conducir ebrio. Todo iba encaminado a ese triste final que llegaría en un día tan señalado de las Navidades de este recién terminado año 2016.

Lo que en un prinicipio parecía ser una muerte plácida y por causas naturales acontecida por sus continuos excesos, ha derivado en una investigación forense y policial que todavía no ha arrojado unos resultados definitivos. Lo cierto es que su desaparición nos ha pillado a todos desprevenidos, dejando al mundo de la música triste por la marcha de un grandísimo artista que no supo parar a tiempo. Afortunadamente, su música siempre estará ahí.

Y esto es todo por hoy, Graminoleños, Hasta la próxima

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s