KIM WILDE – CAPÍTULO 1 (LOS 80)


Kim Wilde 80

Hola Graminoleños.

Hoy “La Graminola” se ocupa de la carrera de una cantante británica vinculada al pop, que lograría un buen puñado de éxitos en la década de los ochenta, que se movería en sus primeros tiempos en unos sonidos muchos más rockeros, la época que a mí personalmente más me gusta, para ir dulcificándose poco a poco. Me estoy refiriendo a la londinense Kim Wilde.

Sus primeros pasos los daría de la mano de su padre Marty y su hermano Ricky, llevando el primero el peso de las composiciones de sus canciones y el segundo las labores de producción. De esta manera, en el año 1981 aparecería su carta de presentación, en forma de primer sencillo, titulado “Kids in America”.

A pesar de ser una canción “made in England”, su éxito en los Estados Unidos fue tremendo y es una de esas típicas canciones que por aquellas tierras se sigue escuchando pase el tiempo que pase. Podríamos decir que estamos ante un tema con “genuino sabor americano”.

Dada la gran aceptación que tendría este sencillo, ese mismo año saldría al mercado su primer álbum, titulado como no podía ser de otra forma “Kim Wilde”.

kim-wilde

Su álbum de debut significaría el primer gran éxito de su carrera, demostrando que “Kids in America” no era ni una casualidad ni una excepción, mostrando un puñado de canciones bastante cercanas al rock y un directo bastante atractivo.

Del disco se extraerían dos nuevos sencillos, siendo el primero de ellos uno de los clásicos de su carrera. Una canción con un inicio contundente y una marcha total que pasa por ser uno de sus mejores canciones de siempre. A mí particularmente es la que más me gusta y por la que conocí de su existencia. Por supuesto que me estoy refiriendo a “Chequered Love”.

Todavía se publicaría un sencillo más. En esta ocasión sería una canción más pausada y más cercana al pop, algo que se iría acrecentando según fuera transcurriendo su carrera. Tendría un éxito algo inferior a sus dos singles precedentes, aunque también alcanzaría bastante popularidad. Su título: “Water On Glass”.

No tardaría mucho en publicar su segundo disco, el cual saldría al mercado en el año 1982 bajo el título de “Select”, mostrando muy a las claras desde el primer momento su evolución hacia sonidos más “dulces”.

kim_wilde-select_a

El sonido de este segundo trabajo utilizaría más sintetizadores, dejando en segundo plano a las potentes guitarras que habían protagonizado su álbum de debut, dejando un disco más comercial y con un pop hecho para sonar una y otra vez en las radiofórmulas.

Por este motivo, no es de extrañar que los sencillos que se publicarían de este disco fuesen más cercanos a medios tiempos y con menos ritmo que los publicados hasta ese momento.

Esto no sería impedimento para que obtuvieran también un gran éxito, sobre todo uno de estos sencillos, que a mí me parece una grandísima canción. Me estoy refiriendo a “Cambodia”.

El otro sencillo publicado redundaría en este sonido pop, yo creo que todavía más marcado, y su letra narraría el truculento momento del salto desde un puente de una chica cansada de vivir. Trágica a más no poder, esta “View From A Bridge” se convertiría en el single de menor éxito hasta ese momento de los cinco que había publicado.

Sin solución de continuidad, un año después, en 1983, se publicaría su tercer disco, titulado “Catch As Catch Can”, con el que su sonido pop ya era total y que significaría un nuevo retroceso en cuanto a ventas y críticas, convirtiéndose en su disco de menos éxito hasta ese instante.

catch-can

El contrato que tenía firmado con su discográfica finalizaba con la grabación de este disco, y la impresión que da es que Kim no pondría demasiado empeño ni interés en su confección. Vamos que simplemente cumplió con el trámite y poco más.

Por este motivo no es de extrañar que el éxito del disco fuese bastante menor y únicamente el primer sencillo en aparecer en el mercado cosechase cierto reconocimiento. Se trata de una canción titulada “Love Blonde”, puro swing.

No sería éste el único sencillo que aparecería de su tercer álbum, pero lo cierto es que pasaría con más pena que gloria, totalmente desapercibido, sin el menor éxito, manteniendo el menor nivel de todo el disco.

El título de esta canción es “Dancing in the Dark” y se trata de un tema en el que el alejamiento de su época rockera se acrecenta más, con un estilo muy cercano a la música para bailar que estaba empezando a hacerse por aquel entonces.

No pasaría más que un año antes de que apareciera en el mercado su siguiente disco, ya con nueva discográfica, bajo el título de “Teases & Dares”.

El cambio de sello discográfico se esperaba como una nueva etapa en su carrera y, por consiguiente, con algunos cambios en su música. Sin embargo nos encontraríamos con un disco bastante continuista con su anterior trabajo que no hacía más que demostrar que el sumergimiento en las aguas del pop era ya definitivo.

Se publicarían tres sencillos de este disco, ninguno de los cuales tendría el éxito de sus primeros tiempos, siendo el más popular el primero en aparecer en el mercado, titulado “The Second Time”.

Como puede comprobarse, no se producirían cambios notables en cuanto a estilo musical. Si acaso en la imagen un tanto más sugerente de la cantante y poco más. Lo que parecía en sus principios una especia de Pat Benatar en rubio se estaba convirtiendo más bien en una predecesora de Kylie Minogue. Vaya cambio más pronunciado, chicos.

Siguiendo esta misma “sintonía”, otro de los sencillos publicados, titulado “The Touch”, seguiría acercándola mucho más si cabe a ese estilo bailable en el que se había sumergido. Escuchando la canción y viendo el víde, la verdad es que a nadie le extrañaría que acabase de venir de un casting para ingresar en Bananarama.

Vaya por delante que a mí este tipo de música también me gusta, pero me da cierto coraje el comprobar como esos inicios que auguraban una prometedora carrera vinculada al rock & roll se hubiese desviado casi desde el primer momento a melodías mucho más suaves, pero vuelvo a repetir algo que ya se ha escrito por aquí: para gustos, colores (en este caso sonidos).

Quizás la única canción que se alejaría un tanto de este estilo y tuviese cierto parecido con algunas de las cosas que Kim hizo al principio seria “Rage To Love”, publicada como tercer sencillo, aunque a años luz de sus primeros éxitos.

Tras las pequeñas decepciones que significaron los resultados de estos dos últimos, discos, Kim se daría cuenta de que había llegado el momento de reinventarse y reciclarse. En caso contrario su carrera musical corría serio peligro.

Por este motivo, se tomaría algo más de tiempo para publicar su siguiente trabajo, concretamente dos años, logrando reconducir su carrera con la aparición en el mercado en el año 1986 de “Another Step”, un disco con el que retomaría la senda del éxito y que dejaría atrás la peor etapa de su trayectoria.

another_step2

Como carta de presentación de este nuevo disco y de esta nueva etapa, se publicaría como primer sencillo una versión del clásico de The Supremes, “You Keep Me Hangin’ On”, que iba a ser una de las grandes sorpresas del año, convirtiéndose en el primer y único número uno en los Estados Unidos de todas su carrera. Estaba claro que el cambio había merecido la pena.

Con este disco podría decirse que volvería a sus principios, ya que dejaría a un lado el predominante sonido de teclados de sus dos anteriores trabajos, para darle nuevamente el mayor protagonismo a las guitarras y volver a la senda del rock que mostrara con su álbum de debut. Estaba claro que era lo que el público reclamaba de ella.

Otra de las canciones destacadas del disco, también con un sonido más contundente, sería interpretada a dúo con Junior Giscombe y llevaría el título de “Another Step (Closer To You)”, que si bien no conseguiría repetir el éxito del primer sencillo, también se colocaría en los primeros puestos de las listas del Reino Unido.

En esta ocasión, Kim cuidaría hasta el más mínimo detalle de este disco, incluso en lo relativo a su estructura. Pensemos que por aquella época se publicaban discos de vinilo en formato LP con sus dos caras correspondientes. Pues bien, en la cara A irían todas las canciones más rockeras y animadas, mientras que la cara B estaría reservada casi en exclusiva para las baladas y los temas más románticos. Se lo había tomado absolutamente todo muy a conciencia.

Como no podía ser de otra manera, una de las canciones más “lentas” del disco, de las incluidas en su cara B, también sería publicada como sencillo. Sería concretamente “Say You Really Want” el tema escogido para estos menesteres y vendría acompañado de un controvertido vídeo que sufriría cierta censura en la televisión británica. Curioso cuanto menos, además de inexplicable.

Esta canción, además, sería incluida en la banda sonora de la película protagonizada por Billy Crystal y Gregory Hines titulada “Apunta, Dispara y Corre”.

Como podemos ver, muchos fueron los cambios introducidos en este disco. Y es que estaba claro que tras los dos últimos fracasos cosechados con sus anteriores trabajos había que dar un cambio de timón cuanto más pronunciado mejor.

Los cambios llegarían incluso en el momento de la composición de sus canciones, ya que éstas no serían obra de su padre, como hasta el momento, sino que para ello contaría con distintos compositores que darían cuerpo a esas canciones que integraban el disco.

Incluso ella misma haría sus pinitos por primera vez en el terreno de la composición. El tema “Schoolgirl”, que sería publicado como sencillo pero únicamente en parte de Europa, sería compuesto por Kim. Un debut bastante discreto, la verdad.

Los buenos resultados de su “reconversión” continuarían poco después con la publicación de su nuevo disco, que saldría al mercado en el año 1988, bajo el título de “Close”, convirtiéndose de inmediato en su mejor trabajo y con el que cosecharía el mayor número de ventas en toda su carrera.

kim_wilde-close-frontal

Nos encontramos con un disco continuista con respecto a su anterior trabajo y en el que Kim volvería a contar con la colaboración de Junior Giscombe para el primer sencillo en publicarse. La canción llevaría el título de “Hey Mister Heartache” conseguiría bastante éxito, aunque como veremos a continuación sería claramente superado por la mejor canción que contiene este “Close”.

Podríamos decir que este disco iba a ser el que Kim sintiera como más suyo. En su anterior trabajo daría el paso de componer una de las canciones que lo integraban y en esta ocasión se encargaría de la composición de prácticamente todos sus temas, por lo que no es de extrañar que “la mezcla” originara su álbum más completo y de mayor éxito, aunque con un sonido pronunciadamente pop y bailable.

El sencillo con el que cosecharía más éxito vendría a continuación. Se trata de “You Came”, quizás su canción más popular después de los éxitos de sus comienzos que abunda en los sonidos de pop facilón que tanto se llevaban en esa época. Vamos que el mismísimo Rick Atsley, por ejemplo, había firmado este tema.

Vaya por delante que a mí la música que más me gustaba era la que hacía en sus principios, con más guitarra y menos sintetizador, pero he de reconocer que su sonido ochentero dejaría también canciones más que dignas.

Una de esas canciones más que dignas incluidas en este disco, con la que también obtendría unos buenos resultados en las distintas listas musicales sería este “Never Trust A Stranger”.

Hasta cuando componía, interpretaba y publicaba como sencillo, el sonido predominante era el de los teclados y olía por todos lados al pop facilón y comercial que había pasado a ser su seña de identidad. No hay más que escuchar este “Love in the Natural Way” para comprobarlo, otro de los sencillos del álbum que pasaría más desapercibido y sería el de menor éxito de los cuatro publicados.

Lo que está claro es que nos encontramos ante el disco de mayor éxito de toda su trayectoria y ante el mejor momento de Kim Wilde en su carrera, alcanzando gran popularidad entre el público en general, algo que la llevaría a tocar la cima cuando participó en la gira promocional del aclamado “Bad” de “Michael Jackson” a su paso por Europa, algo que solamente estaba al alcance de unos pocos elegidos.

Cambiaríamos de década y a principios del año 1990 … pero eso es otra historia ya que por hoy vamos a dejarlo aquí. En la próxima edición de “La Graminola” abordaremos la segunda etapa de la trayectoria de Kim Wilde con sus altibajos, sus novedades, sus descansos … en fin que no os lo podéis perder. Os espero a todos.

Hasta entonces, Graminoleños.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s