DUNCAN DHU – CAPÍTULO 1 (PRIMEROS TIEMPOS)


grupo-duncan-dhu

Hola Graminoleños.

“La Graminola” de hoy vuelve a vestirse con sus mejores galas para recibir la visita de uno de los grupos más importantes del pop español de los 80 y los 90. Una de esas bandas cuyas canciones hemos cantado en alguna ocasión y con un sonido, sobre todo en sus inicios, peculiar, limpio, novedoso, cautivador. Estoy hablando de los donostiarras “Duncan Dhu”.

Su carrera consta de dos etapas bien diferenciadas, por lo que vamos a dedicarles dos capítulos. En el de hoy abordaremos sus primeros tiempos, su irrupción en el panorama musical español y su asentamiento definitivo hasta perder por el camino a uno de sus miembros e iniciar una nueva etapa como dúo, algo que trataremos en el segundo capítulo dedicado a su carrera.

Así que dicho lo dicho, empecemos por el principio como es menester.

La mayoría recordaréis al grupo como un dúo, pero en sus primeros tiempos estaba formado por tres miembros. Aparecerían en el panorama musical español en el año 1984 tras la unión de Mikel Erentxun, procedente del grupo Los Aristogatos, y de Diego Vasallo y Juan Ramon Viles, procedentes ambos del grupo “Los Dalton”, dos bandas bastante populares por aquel entonces en los ambientes del rockabilly español.

El encargado de elegir el nombre del grupo sería Erentxun, quien por aquella época se encontraba fascinado por la novela “Secuestrado”, de Robert Louis Stevenson, cuyo protagonista principal atendía al nombre de Duncan Dhu.

Sus principios fueron duros, como los de casi todas las bandas que por aquel entonces intentaban abrirse camino en el panorama musical español. Además, ellos contaban con el hándicap de que por aquella época el movimiento musical por excelencia en San Sebastián y alrededores era el rock radical, por lo que una vez grabada su primera maqueta viajarían a Madrid para intentar que alguna casa discográfica publicara su primer disco.

Tras recibir varios portazos, la suerte se aliaría con ellos, ya que en aquel momento el grupo Esclarecidos acababa de crear su propio sello discográfico e iba a publicar un disco recopilatorio titulado “La Única Alternativa”, en el que iban a incluirse canciones de nuevas bandas que como Duncan Dhu intentaban darse a conocer.

alternativa

En este disco, ellos aportarían una canción de su cosecha titulada “Mi amor”, mostrando biena a las claras que la música que ellos hacían era original e única.

Esta aparición en el recopilatorio les serviría para darse a conocer y así poder publicar su primer trabajo, un mini-lp titulado “Por Tierras Escocesas”, compuesto por seis canciones, que aparecería en el mercado en el año 1985, convirtiéndose en su auténtica carta de presentación.

por-tierras-escocesas

El disco sorprendería a todos y lograría una buena aceptación. Su sonido a rockabilly clásico, del de contrabajo de toda la vida, con buenas interpretaciones acústicas y la producción de Paco Trinidad, iba a convertirles en uno de los nuevos grupos con más seguidores en aquel momento.

Ese reconocimiento les llegaría en gran medida gracias al primer sencillo publicado de su carrera. Una canción que en aquel momento llamaría la atención pero sin hacer ruido y que con el paso del tiempo se ha convertido en un auténtico clásico, pudiendo considerarse como su primer gran éxito. Estoy hablando de “Casablanca”.

No sería éste el único sencillo que se publicaría de su álbum de debut, ya que también aparecería como tal una canción titulada “Fin de Amor”, aunque pasaría bastante más desapercibida porque en aquel momento el trío se había encerrado en el estudio para grabar su verdadera ópera prima, el disco que iba a llevarles al primer plano del panorama musical español.

Su nuevo disco, su gran nuevo disco y primer gran éxito de su carrera saldría al mercado en el año 1986, logrando unas ventas espectaculares y convirtiéndose para los críticos en uno de los discos del año. Llevaría el título de “Canciones” y les daría a conocer a todo el público, entre los que me incluyo, ya que fue en ese momento cuando conocí de su existencia.

canciones

Como ya digo, su irrupción en el panorama musical español fue espectacular. Las ventas del disco les convertirían en un grupo superventas y cualquiera de las canciones que lo integraban tenía potencial y calidad suficiente como para ser publicada como sencillo.

Finalmente cuatro serían los sencillos que se extraerían de este disco, a cada cual más exitoso, pero posiblemente el primero en aparecer en el mercado sea el más importante de todos ellos. No solamente por su calidad y por sus ventas, sino también porque puede considerarse como la canción más emblemática del grupo.

Como muchos os habréis imaginado me estoy refiriendo a “Cien Gaviotas”, su primer gran éxito y una de esas canciones que pueden considerarse como parte de la historia del pop español.

Su sonido tan especial, en el que sin abandonar sus raíces de rockabilly, abundaba en guitarras acústica, mandolinas y cualquier tipo de cuerdas, les covertiría en un grupo único. Nadie hacía la música que ellos hacían y además ésta era de una indudable calidad.

Además, mostrarían una gran versatilidad a la hora de interpretar, atreviéndose con versiones de canciones que sería inimaginable pudieran convertirse en éxitos del pop español de la mágica década de los 80. Pues ellos eran capaces y lo harían en más de una oportunidad.

Otro de los sencillos de este disco iría en esta línea. Se trata de otro de sus auténticos himnos, versionando el clásico “Rose Garden” de Lynn Anderson, que triunfaría en el año 1970, nos dejarían una auténtica joya. Una canción con una sencillez total, en el que únicamente el sonido de sus guitarras y la batería son suficientes para crear un ambiente espectacular.

Este auténtico clásico del pop español llevaría el título de “Jardín de Rosas” y es otra de esas canciones emblemáticas del grupo. ¿Quién no ha cantado en alguna ocasión eso de “Dime tu nombre y te haré reina de un jardín de rosas …”

Cualquiera de las canciones que iban siendo publicadas como sencillos alcanzaba de inmediato los primeros puestos de las listas de éxito y se convertían en temas de esos que se escuchan una y otra vez en las radios. Lo que más llamaba la atención era que con unos arreglos sencillísimos y un sonido sin ningún efecto especial, sin ningún aditivo, lograban cautivar al público una y otra vez.

Esa tremenda sencillez se aprecia a la perfección en otro de los temas destacados de “Canciones”. Una canción romántica, con una preciosa letra y una melodía espectacular. Otro auténtico himno: “Esos Ojos Negros”.

Por supuesto no podía faltar una balada entre las canciones destacadas del disco y publicada como sencillo. También en esta faceta iban a demostrar que se movían a las mil maravillas y que la voz de Erentxun era capaz de interpretar también temas románticos y lentos.

La canción a la que me estoy refiriendo es “No Puedo Evitar (Pensar En Ti)”, la primera balada de éxito del grupo.

Tras este grandísimo éxito, en el año 1987 llegaría su siguiente disco, un trabajo que mostraría una evolución bastante considerable en cuanto a su sonido pero que se convertiría también en uno de los discos de ese año. Su título: “El Grito del Tiempo”.

duncan_dhu-el_grito_del_tiempo-frontal

Curiosamente, los cambios que presentaría este segundo nuevo disco serían aceptados a regañadientes por los integrantes del grupo, aunque la jugada realmente tendría un final feliz ya que las ventas del disco serían espectaculares, convirtiéndose en el grupo que más discos vendió en el año 1987 y una de las bandas de moda del momento.

El gran responsable de estos cambios sería Paco Trinidad, sobre el que volverían a recaer las tareas de producción, quien decidiría que los tres miembros del grupo no tocaran ningún instrumento en la grabación del disco, corriendo esa labor a cargo de músicos de estudio, algo que los chicos de Duncan Dhu no encajarían nada bien, provocando un fuerte enfrentamiento con el productor que acabaría en un inminente divorcio.

Las novedades impuestas se hacen evidentes desde la primera canción del disco, lo que no sería impedimento alguno para que repitiera los resultados cosechados por su anterior trabajo. La presentación de ese nuevo sonido correría a cargo del primer sencillo que se publicaría, “En Algún Lugar”, una gran canción con una letra muy especial.

Su música había dado un giro de 180 grados y el público lo había recibido bastante bien. Atrás quedaba su sonido casi acústico y sereno, para dar más protagonismo a las guitarras eléctricas y a unos tonos muchos más contundentes. A pesar de que ellos habrían preferido hacerlo de otra manera, los cambios introducidos por Paco Trinidad terminarían siendo un gran acierto y marcarían de algún modo el camino a seguir a partir de ese instante.

Muchos podrán pensar que habían perdido totalmente su esencia, pero no era así estrictamente ya que mantenían intactas algunas de sus costumbres, como por ejemplo la de versionar algún “incunable” dándole ese toque tan especial que ellos sabían darle a ese tipo de canciones.

En esta oportunidad el grupo a versionar serían nada más y nada menos que The Platters y la canción elegida para la ocasión “Twilight Time”, de la que ellos harían una grandísima versión a la que darían el título de “Al Caer la Noche”.

Una de las causas principales de las desavenencias entre el grupo y su productor, aparte de la pérdida de cierto protagonismo al no recaer sobre ellos la actividad instrumental, sería el resultado de algunas canciones que, pese a cosechar un considerable éxito, no acabaron de ser del agrado de los chicos de Duncan Dhu.

El caso más evidente de esta circunstancia se hace palpable en otra de las canciones publicadas como sencillo del álbum. Se trata de “La Barra de Este Hotel”, una canción en la que hay una importante parte instrumental al final que, evidentemente, no lleva su sello sino el de los músicos de estudio que realizaron estas labores, algo que para los tres miembros del grupo tendría un regustillo algo artificial.

Si os soy sincero, aún siendo un buen disco y habiendo logrado también unos grandes resultados de ventas y críticas, así como de aceptación por parte del público, a mí personalmente me gustó más “Canciones” y ese toque tan auténtico y especial, por lo que no es extraño que ellos fueran los primeros descontentos con el giro que había tomado su carrera.

De cualquier modo, lo que está claro es que a partir de este momento no retomarían ese estilo sino que seguirían con uno más cercano al de “El Grito del Tiempo”. El mayor exponente de la música que iba a venir y del sonido que iban a practicar posiblemente sea el que muestra otro de los temas destacados del disco: “Una Calle de París”.

Llegaría entonces un periodo de reflexión y un momento fundamental en su carrera. Tras no quedar demasiado conformes con la grabación de su anterior disco, sus relaciones con Paco Trinidad quedaron rotas definitivamente y las diferencias entre los miembros del grupo también salieron a la superficie. Sería un momento bastante delicado ya que peligraría incluso la continuidad de la banda.

En aquel momento, el enfrentamiento de Viles con Erentxun y Vasallo era total. Estos últimos acusaban a su compañero de involucrase poco por la continuidad del grupo y su notoria falta de interés. El primero faltaría incluso a algún ensayo y la situación desembocaría en ruptura total con el abandono del grupo que a partir de ese momento pasaría a ser un dúo.

Mientras atravesaban este delicado momento, y en espera de analizar bien la situación y tomar la decisión de seguir adelante o no, saldría al mercado un disco recopilatorio en el año 1989, que llevaría el título de “Grabaciones Olvidadas” y que incluiría las canciones de su primer mini-lp, algunos descartes y un tema nuevo. Sería un disco publicado única y exclusivamente para ganar tiempo.

grabaciones-olvidadas-cover

Este disco ya no contaría con la colaboración de Juan Ramón Viles. Él había abandonado definitivamente el grupo y aunque sus dos compañeros le  propondrían que siguieran con ellos en labores empresariales y de producción, éste no aceptaría y el tema acabaría incluso en los tribunales. La pelea por los derechos de autor tendrían bastante culpa, aunque Vilas siempre habló de que su razón de dejar el grupo es porque la fama que habían adquirido terminaba por desbordarle.

Mientras tomaban la decisión de si continuar adelante o no y de ser afirmativa la respuesta de qué manera hacerlo, Erentxun y Vasallo no dejarían de componer y de grabar, hasta que a finales del año 1989 tomarían la decisión de continuar los dos solos como Duncan Dhu y publicar un nuevo disco que iba a convertirse en un auténtico hito en algunos aspectos.

Pero esto es otra historia que os contaré en el próximo artículo de “La Graminola” porque por hoy hemos llegado al final. No os lo perdáis que viene cargado de buena música y de muchas, muchas canciones de esas emblemáticas de Duncan Dhu ya configurados como dúo.

Hasta entonces, Graminoleños.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s