THE SMITHS


Hola Graminoleños.

Hoy vamos a disfrutar de la música de una de las bandas más importantes del rock alternativo inglés de los 80, considerado como uno de los mejores y más influyentes grupos de la historia de la música moderna, a pesar de su corto recorrido y de haber publicado únicamente cuatro discos. Me estoy refiriendo a “The Smiths”, con el peculiar señor Morrissey a la cabeza.

De todos es sabido que Patrick Morrissey fue el auténtico líder del grupo, pero el gran responsable de su creación, allá por el año 1982 sería Johnny Marr, un joven guitarrista que buscaba un vocalista que encajara en el grupo que acababa de crear acompañado de Andy Rourke y Mike Joyce.

Cuando le hablaron de Morrissey, un joven que cantaba en un grupo llamado The Nosebleeds que no encajaba para nada con su manera de cantar, ya le advirtieron de que se trataba de alguien con un carácter bastante complicado, pero una vez que le vio en acción no dudó un momento en darse cuenta de que era lo que estaba buscando. Musicalmente hablando sería todo un acierto, en cuanto a las relaciones personales ya es otra cosa.

Su carta de presentación llegaría en el año 1983 con la publicación de su primer sencillo, titulado “Hand in Glove” y con el que no tendrían demasiado éxito, ya que no llegaría demasiado arriba en las listas de éxitos y su trascendencia sería menor.

Como iremos viendo a lo largo del artículo, The Smiths fueron un grupo bastante peculiar y muchas de sus decisiones iban por caminos distintos a los habituales dentro del mundo de la música, posiblemente influenciados por la peculiar y, a veces insoportable, personalidad de su cantante Morrissey.

Lo normal en la mayoría de los artistas es publicar un álbum e ir extrayendo de él los distintos sencillos o, en su defecto, la publicación de un single como anticipo de un nuevo disco y semanas después publicar éste. Pues bien, ellos lo harían exactamente al revés, es decir, publicaban hasta tres sencillos antes de que muchos meses después saliera al mercado su primer larga duración. Lo cierto es que la estrategia no les salió nada mal.

De esta manera, pocas semanas después de la publicación del primer sencillo de su carrera, aparecería en el mercado el segundo. Se trata de la canción más importante de toda su trayectoria, ya que se convertiría en un grandísimo éxito y poco más o menos que el pistoletazo de salida para la música que se avecinaba. Claramente les pondría en órbita y provocaría que todo el mundo les conociera. Estoy hablando de una genialidad hecha música titulada “This Charming Man”.

El éxito de esta canción fue total, convirtiéndose de inmediato en un auténtico himno y, posiblemente su canción más famosa y emblemática, aunque, y aquí llega otra de sus peculiaridades, su trascendencia sería infinitamente mayor fuera del Reino Unido donde nunca cosecharon tanto éxito como en el resto de Europa. Vamos, que les costaría un poco ser profetas en su tierra.

El año 1983 continuaría avanzando y antes de que acabara saldría al mercado su tercer sencillo, titulado “What a Difference Does It Make?”, que no haría sino confirmar todo lo que habían mostrado hasta ese momento.

Para aquel entonces, la personalidad de Morrissey ya había solapado totalmente el protagonismo del resto de los miembros del grupo y sus fans le rendían una especie de culto, atraídos sobre todo por su manera de interpretar y las letras de sus canciones, que no hacían más que contar todo lo que rodeaba a la forma de vivir de los jóvenes de aquella época.

Nada más comenzar el año 1984, por fin llegaría el ansiado primer álbum del grupo. Se titularía, como no podía ser de otra manera “The Smiths”, situándose de inmediato en los primeros puestos de las listas de éxitos, aunque resultaría menos llamativo de lo que habían sido los tres sencillos publicados con anterioridad y que se incluirían en el disco.

El disco vendría rodeado de cierta polémica, ya que las letras de algunas de sus canciones no estaban hechas para todos los paladares, siendo interpretadas en algunas ocasiones por los más críticos con el grupo a su manera. Sería incluso acusados de realizar un canto a la pedofilia en un par de ellas y tampoco gustaría demasiado que trataran algunos temas peliagudos como ciertos sucesos luctuosos acontecidos por aquella época.

Sea como fuere, el disco es una auténtica joya y supondría un soplo de aire fresco para el panorama musical británico de aquella época, en el que se mostraban grandes melodías, letras profundas y desgarradoras y una manera de interpretar y cantar por parte de Morrissey única, que se convertiría en una de las señas de identidad de la banda, llegando a la cota más alta y representativa con esta magnífica “Reel Around The Fountain”.

Una vez publicado su primer disco, su popularidad crecería como la espuma y el tirón de sus canciones, sobre todo en el aspecto comercial y de ventas, subiría exponencialmente, consiguiendo entrar en el top-ten por primera vez con el tema titulado “Heaven Knows I’m Miserable Now”.

Como ya os comentaba al principio, las singularidades y situaciones fuera de lo común serían bastante habituales durante su corto pero intenso recorrido y con la publicación de éste su primer disco se produciría otra de esas situaciones especiales. Me explico.

La semilla ya estaba sembrada y los frutos habían empezado a aparecer, por lo que había mucho interés en conocer el contenido de su siguiente disco, que llegaría en el año 1985 y no dejaría indiferente a nadie.

Este disco llevaría el título de “Meat Is Murder” y se convertiría en su único trabajo en llegar al número uno de las listas de ventas. Con tan sólo dos discos en el mercado ya hacían cosas grandes, muy grandes.

Nos encontramos con un disco más trabajado, más influido por otras tendencias, mejor producido y con unas letras más involucradas si cabe que las de su álbum de debut, algo que, como es de imaginar, conllevaría ciertas críticas de los sectores más conservadores de la sociedad británica, escandalizados por su atrevimiento.

Previamente al lanzamiento de este disco se publicaría como sencillo una canción que había aparecido como cara B de los publicados con anterioridad, ya que su aceptación entre el público había sido espectacular. Se estaba haciendo bastante habitual que canciones llamadas a ser de “relleno” terminasen convirtiéndose en éxitos emblemáticos.

La canción en cuestión sería “How Soon is Now? y se convertiría en una de las canciones más populares y preferidas por sus fans. Uno de esos temas que serían fundamentales dentro de su carrera.

El título de estel disco hace referencia al vegetarianismo manifiesto y casi radical que llevaba Morrissey, el cual intentaba hacerlo extensible al resto de los miembros del grupo y estaría marcado por unas letras cargadas de crítica política. El cantante estaba empezando a convertirse no solamente en un icono musical sino también en una referencia para la juventud británica.

En lo estrictamente musical, nos encontraríamos en este álbum con un grupo mucho más evolucionado, en el que las influencias de otros estilos son evidentes y en el que la producción da un salto adelante ya que la misma corre a cargo de ellos mismos, resultando un disco mucho más profesional en todos los sentidos.

Estas nuevas influencias, entre las que destaca el rockabilly, pueden apreciarse a la perfección en este “Shakespeare´s Sister”, aunque no se encuentra entre los temas mas apreciados por su público, pero a mí me encanta.

Lo cierto es que si bien el disco al completo funcionó muy bien, convirtiéndose en su trabajo más vendido hasta la fecha, los sencillos publicados no tendrían tanta trascendencia, posiblemente porque la elección de esas canciones fue un tanto caprichosa y desacertada.

El caso más evidente de esta situación podemos encontrarlo en “That Joke Isn’t Funny Anymore”, una canción con un ritmo bastante extraño en el que las guitarras están grabadas al revés. Más que un tema concebido para ser publicado como sencillo estaríamos ante una canción digna de ser incluida en algún disco de rarezas y similares.

Pero como los grandes artistas, lo mejor lo habían dejado para el final con la publicación de un nuevo sencillo que iba a convertirse en un anticipo de sus intenciones.

Estoy hablando de “The Boy With the Thorn in His Side”, una canción que anunciaría lo que vendría a continuación: música, muy buena música.

Podría decirse que el grupo se encontraba en su mejor momento, realizando giras agotadoras tanto en Europa como en Estados Unidos, garantizando el lleno en cada uno de sus conciertos. Como buenamente pudieron fueron componiendo entre viaje y viaje nuevas canciones que darían cuerpo a su nuevo disco.

Tras algunos retrasos motivados por ciertas diferencias con su sello discográfico (supongo que os suena), saldría al mercado el que está considerado por los críticos especializados como el mejor disco de su carrera: “The Queen Is Dead”.

El disco incluiría una nueva versión de “The Boy With The Thorn In His Side” y, para no variar la costumbre, publicaría sus sencillos, en este caso únicamente dos, antes de la aparición del álbum en el mercado. Su estrategia estaba clara, el disco al completo debía de predominar sobre sus canciones por separado, así lo habían hecho hasta ahora y así seguirían haciéndolo.

El nuevo single traería cierta controversia al ser publicado, ya que, una vez más, la discográfica pretendía que fuese otra canción distinta a la elegida por el grupo la que apareciese como tal, habida cuenta de la aceptación que estaba teniendo entre el público ese otro tema.

El grupo no miraba si sus sencillos iban a ser superventas o no, simplemente los publicaban para que el público conociera que tenían un nuevo disco en el mercado y si quería escuchar sus mejores canciones tenían que comprarlo. Era un método poco habitual, pero era su método. En esta ocasión la casa discográfica intentaría convencerles por todos los medios de cambiar de estrategia pero ellos permanecieron firmes, lo que provocaría que este trabajo saliera al mercado con unos cuantos meses de retraso.

Después de muchos tiras y aflojas, la canción publicada como sencillo sería la elegida por el grupo, este “Bigmouth Strikes Again”, una grandísima creación.

Como ya digo, este disco está considerado por los críticos como su mejor trabajo, aunque como veremos un poco más adelante, el propio grupo no estaba demasiado de acuerdo con esta manifestación. Lo que sí es evidente es que contiene algunas de las mejores canciones que compusieron.

Sobre todas ellas destaca una que se convertiría en una de las más emblemáticas de su carrera y de las preferidas entre sus seguidores. De hecho es el tema en el que la discográfica había pensado como sencillo inicial. Me estoy refiriendo a la mítica “There Is a Light That Never Goes Out”, una canción de la que Mikel Erentxun haría su particular versión años después bajo el título de “Esta Luz Nunca se Apagará”.

Todo parecía indicar que estaban en su mejor momento, pero lo cierto es que los primeros problemas internos entre los miembros del grupo empezarían a aparecer y, una vez más, las drogas cobrarían el protagonismo que nunca deberían tener.

Andy Rourke se hizo adicto a la heroína y esto llevaría a sus compañeros a tomar una drástica medida. Morrissey era muy estricto en este asunto y comunicaría a su compañero, de una manera bastante peculiar, que estaba fuera del grupo. Lo haría dejándole una nota en el parabrisas de su coche, así sin más. Esa era la muchas veces siniestra manera de obrar del cantante.

De todas maneras, se trataría de un despido bastante breve, porque a pesar de ser sustituido por Craig Gannon, Rourke sería readmitido en el grupo unos meses después, pasando a ser cinco en lugar de cuatro los miembros de la banda durante la correspondiente gira, finalizada la cual Gannon sería despedido.

No serían esos los únicos problemas que existían entre los miembros del grupo, ya que las continuas diferencias entre Morrissey y John Marr llegarían a un punto insostenible que iba a desencadenar en el fin del grupo.

De todas formas, daría tiempo a la publicación de un nuevo disco, que iba a convertirse en el último del grupo y que llevaría el título de “Strangeways, Here We Come”.

El disco aparecería en el mercado a finales del año 1987, pero para aquel entonces la banda hacía meses que había dejado de existir. Carr quería que el grupo evolucionara en su sonido, mientras que Morrissey estaba satisfecho con su manera de tocar, por lo que sus egos chocarían ya definitivamente.

Curiosamente, este disco está considerado por el grupo como el mejor de toda su carrera, a diferencia de la opinión de críticos y seguidores, y contiene la canción que también en su opinión más les identifica: “Shoplifters of the World Unite”.

Pero como de costumbre, la estrategia sería la de publicar un par de meses antes de la salida del álbum al mercado un sencillo que, en esta ocasión, tendría una aceptación algo inferior a los singles de presentación de sus anteriores trabajos. Su título es “Girlfriend in a Coma”.
A mí personalmente me parece una genialidad.

Como contraposición a este éxito menor, otra de las canciones de este disco sí que obtendría una gran aceptación colocándose en lo más alto de las listas del Reino Unido, donde el álbum al completo, quizás por el conocimiento de la separación del grupo, obtendría unos grandes resultados.

Se trata de “Sheila Take a Bow” que pasa por ser el último gran éxito de la corta carrera de The Smiths.

A partir de ese momento cada uno marcharía por su lado, ya que las relaciones entre los cuatro miembros del grupo no terminaron siendo demasiado cordiales. El enfrentamiento entre Johnny Marr y Morrissey fue bastante grande y podría decirse que ninguno quería saber nada del otro. Por si fuera poco, los otros dos miembros del grupo, Rourke y Joyce, terminarían llevando a los dos primeros a los tribunales por temas de derechos de autor y similares, aunque sin conseguir prácticamente ningún resultado satisfactorio. Así las cosas, una hipotética reunión del grupo ha resultado totalmente imposible.

Lo que está claro es que The Smiths pasan por ser uno de los grupos más importantes de la música británica de los 80, cuyas influencias son evidentes, quedando únicamente la duda de saber hasta donde podrían haber llegado de continuar juntos. Lamentablemente la lucha de egos de sus dos auténticos líderes daría al traste con su continuidad.

A nadie se le escapa que la personalidad y el divismo de Morrissey le convertían en el líder natural de la banda, pero no es menos cierto que el verdadero fundador del grupo y compositor de gran parte de sus canciones  era Johnny Marr, por lo que es comprensible que ambos reclamaran su derecho a ser líderes. Desgraciadamente, como suele decirse entre todos la mataron y ella sola se murió.

Esto es todo por hoy, Graminoleños. En unos días más y mejor … música, por supuesto.

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s