ROXY MUSIC


Hola, Graminoleños.

Muchas veces hemos hablando desde “La Graminola” de la elegancia de algunos grupos y cantantes a la hora de hacer música, ya sea por lo cuidado de sus letras, por la calidad de su música o, simplemente, por su carisma e imagen. El artículo de hoy está dedicado a uno de los grupos más elegantes dentro del panorama musical de las décadas de los 70 y los 80 por todas y cada una de las características que acabo de mencionar.

Y es que Roxy Music, con el carismático y en sus primeros tiempos provocador Bryan Ferry, son uno de los grupos punteros a la hora de realizar una música de calidad, con detalles cuidados al milímetro y que ha dejado momentos verdaderamente brillantes y mágicos durante su carrera. Así que abríos bien de orejas que empieza lo bueno.

La verdad es que resulta complicado encasillar a este grupo en un estilo concreto, ya que el talento y versatilidad de sus miembros eran tan grande que su música influiría en artistas posteriores de diversas tendencias. Eran capaces de moverse a la perfección en el glam-rock, la new wave, el pop e incluso en la música para bailar. Genialidad por todos sus poros.

Todo comenzó cuando en el año 1971 Bryan Ferry pondría un anuncio con el objeto de encontrar un teclista para el grupo que estaba creando, del que ya formaba parte Graham Simpson. Con este anuncio no solamente lograría lo que estaba buscando sino que encontraría al resto de los miembros del grupo, al que se unirían de esta manera el saxofonista Andy Mackay, el batería Paul Thompson y dos músicos que se convertirían en fundamentales en el grupo y en la música de los años 80, dos auténticos genios como eran Brian Eno a los teclados y Phil Manzanera a la guitarra.

Una vez formado el grupo, en el año 1972 publicarían su primer sencillo, titulado “Virginia Plain”, con un sonido bastante original y cercano al glam-rock que tendría bastante aceptación en Inglaterra y lograría buenas críticas en Estados Unidos, aunque con pocas ventas, convirtiéndose en aquel país en poco más que un grupo de culto, aunque esa situación cambiaría radicalmente muy pronto.

Ese mismo año se iba a publicar el álbum de debut del grupo, que llevaría el título de “Roxy Music” y que sería una de las grandes sorpresas musicales del año 1972.

A estas alturas no eran todavía un grupo demasiado popular, pero ya empezaban a ser conocidos en los ambientes musicales ingleses. Su manera de hacer música, el carisma de Ferry y lo que dejaban entrever que podían llegar así haría el resto para que la crítica empezase a hablar bastante bien de ellos.

Para que nos hagamos una idea de la calidadad que atesoraban desde sus principios yo me quedaría con un tema que a mí me parece simplemente espectacular. Se trata de “Ladytron”, una canción con un inicio instrumental, raro, cercano a la psicodelia que da paso a un Ferry cantando como con desgana, como si no fuera con él y a continuación dar paso a todo el grupo haciendo lo que siempre supieron hacer: tocar su música acercándose a la perfección absoluta.

Tan sólo un año después, en 1973, aparecería en el mercado su segundo disco, titulado “For Your Pleasure”. Se trataba de un disco evolucionado con respecto a su álbum de debut, con un sonido más experimental y en el que se mostraba la versatilidad que iban a mostrar a lo largo de toda su carrera.

Sin abandonar del todo el estilo de su álbum de debut, con este segundo trabajo evolucionarían hacia un sonido más directo, con menos artificios instrumentales y acercándose algo más al pop. Eso sí, su imagen “glam” seguía siendo evidente.

Únicamente se publicaría un sencillo de este disco, concretamente el tema titulado “Do the Strand”, y en él se puede compobrar claramente como esas largas introducciones instrumentales habían dado paso a un inicio vocal muy directo. Como sucedería con su anterior trabajo, su aceptación sería algo mayor en Estados Unidos, recibiendo grandes elogios por parte de la crítica especializada.

Sin solución de continuidad, ese mismo año 1983 saldría al mercado otro nuevo disco del grupo, aunque con una inesperada novedad en su formación. Una ausencia que en un principio muchos consideraron como un golpe mortal de necesidad a la continuidad de la banda pero que no sería más que un punto de inflexión en su trayectoria que les llevaría a convertirse en uno de los grupos más respetados del panorama musical internacional.

Se trata de “Stranded”, el primer disco en el que Brian Eno no participaba, dejando a un lado sus sonidos experimentales e innovadores para dar paso a una música más elegante y repleta de medios tiempos y baladas para el lucimiento de la voz de Bryan Ferry.

Lo cierto es que los agoreros en cuanto a la repercusión negativa que iba a tener la marcha de Eno tuvieron que rectificar de inmediato, ya que el disco se convertiría en su primer número uno y está considerado como el mejor trabajo de toda su carrera.

Además, este trabajo contenía una canción que puede considerarse también como su primer gran éxito y una de las más emblemáticas de toda su trayectoria. Se trata de “Street Life”, una de las señas de identidad de la banda.

La figura de Ferry siempre se había superpuesto a la del resto de los componentes del grupo, pero el protagonismo de Eno no le iba a la zaga, por lo que con la marcha de éste último, ya no quedaba ninguna duda de quien era el verdadero líder de la banda. Ferry ya se había convertido en una de las figuras más destacadas y conocidas del mundo musical de la época.

Poco a poco iban acercándose a lo que finalmente iban a ser dentro del panorama musical y por primera vez en su carrera les llegaba el reconocimiento a ambos lados del Atlántico. Ya habían dejado de ser una promesa, un proyecto, para convertirse de pleno en una realidad. Además, eran capaces de ofrecer canciones que parecían adelantadas a su tiempo, con un sonido y una ejecución especiales como nos ofrecerían con esta espectacular “Amazona”.

Los cambios que estaban experimentado se apreciaban no solamente en su sonido sino que también en su imagen. Iban abandonando ese imagen provocativa de sus primeros momentos para poco a poco empezar a vestir de manera más elegante, empezando a girar, incluso, hacia el estilismo New Romantic que empezaba a asomar la cabeza.

Su popularidad estaba subiendo como la espuma, por lo que no era de extrañar que el tiempo que transcurría entre las publicaciones de sus discos era bastante corto. Había que aprovechar el tirón y, sobre todo, que el público estaba hambriento de nueva música de Ferry y los suyos.

Así las cosas, en el año 1974 aparecería en el mercado uno de sus trabajos más sofisticados a la par que controvertidos, titulado “Country Life”, que significaría su espaldarazo definitivo para convertirse en un grupo de los de nominados “de masas”.

La controversia de la que os hablo queda patente en la portada del disco, en la que podemos apreciar a dos bellas señoritas en ropa interior, lo que en aquella época estaba bastante mal visto en algunos países (los de siempre), por lo que para evitar problemas en algunos países se editarían portadas totalmente distintas.

Por poner un ejemplo, esta es la portada con la que contaría el disco en algunos de los países europeos … Sin comentarios.

Centrándonos en los estrictamente musical, el disco seguiría la senda marcada por sus anteriores trabajos, esto es, gran éxito en Inglaterra y casi toda Europa y, por fin lograrían convencer mayoritariamente al público estadounidense que dejaría de considerarles como un grupo de calidad y de culto para darse cuenta a partir de ese instante de que estaban ante una de las mejores bandas del momento.

Gran parte de culpa de este éxito al otro lado del océano lo tendría “The Thrill Of It All”, una sofisticada canción de más de seis minutos de duración que calaría entre el público norteamericano.

La actividad del grupo era cada vez más desenfrenada y cada nuevo disco superaba al anterior en calidad, elegancia y buena música. Sin embargo ellos mismos siempre fueron conscientes de que su recorrido juntos no sería demasiado largo, habida cuenta de los distintos proyectos que cada uno de los miembros del grupo tenía en su cabeza.

Mientras llegaba el momento de tomar decisiones drásticas aparecería un nuevo disco en el mercado. Sería en el año 1975 y llevaría el título de “Siren”, siendo la confirmación más absoluta a ambos lados del charco.

Si con su anterior disco dieron un importante salto en cuanto a aceptación y popularidad en los Estados Unidos, con “Siren” lograrían asentarse definitivamente, gracias al éxito que cosecharían con el tema “Love Is The Drug”, otro de sus auténticos clásicos y el que puede considerarse como primer sencillo de éxito multitudinario.

Poco a poco habían ido dejando atrás sus primeros tiempos de mayor sonido de guitarra y bajo y de ritmos más cercanos al rock para ir abrazando cada vez más profundamente toques de música más pop y, sobre todo, más bailable.

No estoy hablando de que hicieran música-disco ni muchísimo menos, pero sí un sonido que no desentonaba lo más mínimo a la hora de ponerse a bailar. De hecho, están considerados como los precursores e inspiradores de esa música-disco que tantos y tantos éxitos y buenos momentos dejaría durante la década de los 70 y principios de los 80.

Lo que estaba claro es que con canciones como este “Both Ends Burning” calaban en la juventud de aquella época y los ponían a bailar de manera casi inmediata.

La gira promocional de este disco llegaría hasta el año 1976, momento en el que decidirían hacer balance publicando un disco grabado en directo que llevaba el más que adecuado título de “Viva”.

Entonces saltaría la sorpresa, ya que anunciarían su separación, aunque matizando que no tenía por qué ser definitiva. Como ya digo muchos de ellos tenían distintos proyectos en mente y la convivencia se había hecho un poco complicada, por lo que pensaron que lo mejor era aparcar el grupo por un tiempo.

Muchos pensaron que se trataba de un adiós definitivo ya que iba a ser complicado que según pasara el tiempo el grupo volviera a reunirse, más si cabe que el liderazgo y popularidad de Bryan Ferry había crecido de tal manera que era inevitable que tarde o temprano iniciara una larga carrera en solitario. Esto sucedería finalmente pero tardaría todavía algún tiempo en producirse.

Una vez más, los incrédulos y los escépticos tendrían que rendirse a la evidencia de que, efectivamente, su separación sería momentánea, ya que en el año 1979, cuatro años después de la publicación de su último trabajo, aparecería en el mercado un nuevo disco: “Manifesto”.

La expectación que levantaría la aparición de este nuevo disco fue más que notable, ya que el público no se había olvidado de ellos ni muchísimo menos. Lo cierto es que la evolución de su sonido daría un salto bastante grande con este nuevo trabajo, algo que sería muy bien acogido por sus seguidores.

Lo cierto es que los resultados del disco irían de menos a más, circunstancia provocada por que la aparición de los sencillos que fueron publicándose llevaría una tendencia ascendente, empezando con un single como “Trash” que obtendría unos resultados algo discretos, aunque esto no había hecho más que empezar.

En sus dos discos anteriores, Roxy Music ya había dado muestras de su inmersión en el mundo de la música pop. Fueron capaces de ver el cambió que se avecinaba con la llegada de la década de los 80 y no les pillaría desprevenidos.

En muchas ocasiones la clasificación de la música de cualquier artista como “pop” termina convirtiéndose en un auténtico cajón de sastre donde se mezclan gran variedad de estilos. Además, se tiende a cometer el error de considerar al pop como una música facilona, comercial y efímera. Craso error, porque generalizar nunca es un acierto.

El pop no está reñido con la música de calidad y la elegancia y esto encaja perfectamente con Ferry y los suyos, capaces de componer canciones como “Dance Away”, segundo sencillo de su álbum de retorno al primer plano del panorama musical internacional.

Pero lo mejor lo dejarían para el final, con el tema que aparecería como tercer y último sencillo del disco, que iba a convertirse en un éxito indiscutible y les llevaría después de bastante tiempo a los primeros puestos de las listas.

Ya habíamos visto como su estilo había hecho evidentes guiños a la música disco. Pues bien, con una canción que abraza totalmente este estilo lograrían un tremendo éxito. Los ritmos bailables de “Angel Eyes” les pondrían nuevamente en la cima.

No tardarían en volverá a entrar al estudio de grabación, ya que solamente un año después, en 1980, llegaría un nuevo disco que iba a convertirse en un éxito absoluto nada más salir al mercado.

Se trata de “Flesh and Blood”, su disco más aclamado, el cual llegaría de inmediato al número uno, conteniendo una de las canciones más emblemáticas y, además, mi canción preferida de Roxy Music.

La canción de la que os hablo es una de las más representativas de toda su carrera y uno de sus éxitos más aclamados. Un tema elegante donde los haya y en el que la melodía es espectacular junto con un acompañamiento mágico de la suave voz de Ferry. Estoy hablando de “Over You”.

La verdad que el disco es todo él una auténtica gozada. Todos sabemos que la década de los 80 iba a ser una fuente incesante de nuevas tendencias y de todo tipo de sonidos y estilos y la impresión que da es que ellos fueron capaces de asimilar esta evolución antes que nadie, ya que en este disco son diversos los enfoques que le dan a cada uno de los temas que lo integran.

Eso sí, por mucha variedad de estilos que haya existe un denominador común que es el de la buena música, la calidad de su sonido y la profesionalidad a la hora de componer y tocar. No hay más que escuchar “The Same Old Scene” para darse cuenta de lo bien que hacían las cosas.

No quiero cerrar el apartado dedicado a este grandísimo disco sin destacar otras de las canciones que lo integran. La manera de cantar de Ferry hacía que el grupo se moviera a la perfección en los medios tiempos y baladas. He aquí un ejemplo.

Se trata de “Oh Yeah” una canción que a pesar de su título tiene un rimto lento y suave. Una balada de las de lágrima viva.

No tenían prevista la publicación de un nuevo disco hasta el año 1982, pero un desagradable acontecimiento acaecido en el año 1981 les llevaría a publicar una auténtica joya en forma de sencillo homenajeando a un grandísimo artista.

A finales del año 1980, John Lennon sería asesinado y Ferry y los suyos eligieron una maravillosa manera de rendirle tributo versionando una de sus mejores canciones. Se trata de “Jealous Guy” que interpretada por ellos rompe con esa regla no escrita de que el original siempre es mejor que la copia. En esta ocasión la copia es tan extraordinaria como el original.

Tras este pequeño inciso, en el año 1982 iba a llegar su nuevo trabajo, un disco titulado “Avalon” que iba a convertirse en su disco de mayor éxito y, desgraciadamente ahora sí, el último de su carrera, ya que tras la gira de lanzamiento la banda quedaría disuelta.

Los años 80 fueron sin duda alguna la auténtica era de los sintetizadores que, de algún modo, revolucionaron el mundo de la música de la época. “Avalon” introduciría entre sus elementos este instrumento, convirtiéndolo en un disco lleno de actualidad e innovación acompañado de la calidad de siempre.

El disco fue un éxito rotundo a nivel mundial y superaría con creces los resultados de ventas obtenidos con sus anteriores trabajos, convirtiendo al grupo en uno de los favoritos del público en general. Habían vuelto a superarse a sí mismos, algo que parecía ya casi imposible.

Por si fuera poco, uno de los temas que lo integran, “More Than This”, se convertirían en una de sus canciones de mayor éxito y de las más populares de su carrera, logrando unos espectaculares resultados en todo el mundo.

El disco en su totalidad es una auténtica maravilla. Un sonido envolvente y suave, acompañado de unos cuidados arreglos y la manera tan especial de tocar e interpretar sus canciones lo hacen imprescindible.

Atrás quedan sus sonidos más discotequeros y bailables para dar paso a melodías más tranquilas, baladas y medios tiempos, destacando entre todas ellas, sin ningún lugar a dudas, “Avalon”, una composición muy especial en la que todo brilla a gran altura, desde la letra a los arreglos, pasando por los maravillosos coros. Un auténtico regalo para los oídos.

Todavía se publicaría un tercer sencillo más, aunque pasaría más desapercibido. Se trata de “Take A Chance With Me”, canción destacable habida cuenta de que se convertiría en el último single de la carrera de Roxy Music. A reseñar la espectacular primera parte instrumental.

Como os acabo de comentar, finalizando la correspondiente gira, Ferry anunciaría la disolución de la banda. Era un secreto a voces que tarde o temprano iba a llegar este momento y decidieron que lo mejor era dejarlo justo cuando gozaban de un grandísimo éxito y una tremenda aceptación por parte de crítica y público.

El peso de Bryan Ferry en el grupo era casi total. De hecho, prácticamente todas las canciones de sus últimos discos habían sido compuestas por él, por lo que no era nada sorprendente el inicio de una inminente carrera en solitario con un tipo de música prácticamente idéntica a la mostrada en los últimos discos de Roxy Music, pero eso, como os podéis imaginar, es otra historia que ya os contaré en su debido momento.

Está claro que cuando decidieron dejarlo todavía tenían bastante recorrido pero no quisieron cometer el error que cometerían tantos y tantos artistas que se verían devorados por la evolución de la música incapaces de recuperar el éxito y el prestigio que algún día tuvieron. Roxy Music siempre podrán presumir de no haber publicado ni un disco sin éxito, ni un disco malo. Siempre serán únicos, inconfundibles e indispensables.

Hasta la próxima, Graminoleños

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s