LA UNIÓN – CAPÍTULO 2 (FUSIONANDO ESTILOS)


Hola, Graminoleños.

Hoy vamos a abordar la segunda parte de la trayectoria de ese gran grupo que es La Unión, y vamos a hacerlo a partir del momento en el que empezarían a introducir cambios en su manera de componer, adentrándose en distintos estilos según fueron publicando sus nuevos discos.

Así las cosas, su siguiente trabajo, publicado en el año 1993 bajo el título de “Psychofunkster Au Lait” supondría un cambio radical con respecto a lo hecho hasta ese momento, adentrándose en terrenos inesperados, explorando nuevos sonidos y sorprendiendo gratamente a propios y extraños.

Para grabar este nuevo disco viajarían a los Estados Unidos ya que su intención era rendir una especie de homenaje a parte de la música que se hizo en aquel país en la década de los 70, adentrándose en la psicodelia, el funk y el rock de aquellos años, con los resultados habituales en lo que respecta a calidad.

La versatilidad que muestran en este nuevo trabajo no haría más que aumentar el reconocimiento como uno de los mejores grupos españoles también en la década de los 90 y, como no, también tendría una canción principal que inmediatamente se uniría al resto de sus grandes éxitos de siempre. Su título, “Hermana Tierra”.

Sin duda alguna llamaría la atención la variedad de estilos que incluirían en el disco, moviéndose en todos ellos con gran soltura aunque en unos más que en otros, como era de esperar. En este sentido llamaría poderosamente la atención como fueron capaces de darle a tonos psicodélicos de los 70 el aire modernista de la música que se hacía en los 90.

En este sentido lo mejor es escuchar “África” para comprobar que en los 90 se podía hacer también buen rock psicodélico sin desentonar lo más mínimo.

No faltaría entre las canciones destacadas de este disco una balada. Habíamos visto en el primer capítulo de “La Graminola” dedicado a su trayectoria que no se habían prodigado demasiado a la hora de componer ritmos más lentos, pero después del éxito que cosecharon con “Si Tú Quisieras” esa tendencia cambiaría totalmente.

Desde este momento en cada uno de sus nuevos trabajos, alguno de los temas destacados sería una balada como está susurrante y suavizante “La Casa de los Sueños”.

Lo curioso del caso es que esta circunstancia se haría bastante habitual. Dentro de la evolución que iban a ir experimentando con el paso de los años, Rafa se encontraría cada vez más cómodo interpretando este tipo de canciones, por lo que en esta ocasión la entrega de ritmos para bailar pegados sería doble.

Esta doble entrega sería sensacional ya que con ella nos ofrecerían una balada de un nivel extraordinario como es “Verano del 82”, mi canción preferida de este disco.

Sus devaneos con el funk y la música para bailar calarían hondo en el grupo por lo que en ese mismo año 1993 publicarían un recopilatorio que contenía algunas de sus canciones más representativas remezcladas adecuadamente para que sus adeptos no pararan de bailar. El disco llevaría el título de “Los Maxis”.

Habría que esperar tres largos años para poder saborear nuevas canciones de “La Unión”. Sería ese el momento en el que publicarían un nuevo disco en el que reincidirían en la línea “retro” de su anterior trabajo.

Su título sería “Hiperespacio” y en él nos ofrecerían una música totalmente funk, hecha para bailar, aderezada con algunas canciones relajadas y sensuales. Una nueva evolución, una nueva reinvención. Un nuevo gran disco.

El disco es además un trabajo lleno de contrastes, ya que si la línea que marca su estilo está marcada por el funk de los 70, el tema estrella es, sin embargo, una canción que rompe totalmente con estas pautas.

La canción en cuestión no es otra que “Negrita”, un tema relajado y sensual, con sonidos ciertamente latinos en el que contarían con la colaboración estelar del mismísimo Alejandro Sanz que adornaría su sonido con las notas que salieron de su guitarra.

No sería ésta la única aportación de Alejandro Sanz al disco, ya que participaría también con su guitarra en otro de sus temas, con mayor implicación aún si cabe.

Se trata de “Ande yo Caliente”, otra de las canciones que rompen totalmente con lo que el resto del disco muestra, con unos tonos aflamencados en el que la calidad intrínseca del grupo se unen a la de Sanz, dejándonos un momento especial.

La calidad, una vez más, de este trabajo es innegable ya que para su grabación se rodearían de los mejores músicos de estudio neoyorquinos y de los mejores mezcladores londinenses, superando si cabe el sonido logrado con su anterior incursión en la música inspirada en la década de los 70.

En este sentido, la canción en la que posiblemente mejor se aprecie la minuciosidad con la que grabaron cada uno de los temas que comprenden el álbum sea “Tú y Yo”, una canción con auténtico aroma setentero.

Otra de las novedades que contendría este disco sería la de incluir la versión de un antiguo tema de los años 60 de un grupo español que por aquella época logró un éxito desmesurado llegando incluso a ser número uno en las listas inglesas con esa misma canción.

Estoy hablando del mítico “Black Is Black” del grupo Los Bravos con el alemán Mike Kennedy a la cabeza, que sería versionado por los chicos de La Unión, dándole un aire más cercano al dance que a otra cosa, demostrando que eran capaces de hacer grandes versiones, algo habitual a lo largo de su carrera y que no sería la última vez que llevarían a cabo.

La popularidad que el grupo tenía en general y la de Rafa Sánchez en particular, les llevaría a colaboraciones muy especiales. Posiblemente la más original de todas ellas sería la que protagonizarían en el año 1997.

En el año 1997 participarían en la banda sonora del primer videojuego de producción totalmente española. Estamos hablando de una auténtica revolución imaginativa del mundo de los juegos a través del ordenador de aquella época, cuyo título era “Hollywood Monster” y he de reconoceros que yo lo compré y me pasé horas y horas jugando con él.

Ni que decir tiene las veces que escucharía la canción que ellos aportaron como tema central de la banda sonora de este juego, que se escuchaba acompañado de un videoclip con imágenes animadas nada más ponerlo en funcionamiento, cuyo título era “Enigmas”.

Tan sólo un año después, en 1998, aparecería en el mercado un nuevo disco bajo el título de “Fluye”, un trabajo considerado como el más “extraño” de toda su trayectoria y con el que conseguirían un éxito menor. En esta ocasión se les fue un tanto la mano, aunque visto desde la perspectiva del tiempo puede que no fuera así.

Con el paso de los años puede decirse que ni público ni crítica supieron ver que se estaban adelantando un tanto a la música que estaba por venir. En esta ocasión ofrecerían un sonido demasiado evolucionado para los paladares musicales de aquella época y con unas letras que se acercaban incluso al misticismo, lo que provocaría unas críticas bastantes contundentes y un cierto bajón entre sus fans.

Desde hacía tiempo habían dejado de ser un grupo eminentemente pop para ir adentrándose en otros estilos y otros sonidos. Sus ventas no eran tan grandes como antes, pero como la mayoría de los artistas veteranos eso ya no les obsesionaba. Hacían la música que les apetecía y el éxito de sus giras estaba garantizado. No necesitaban nada más.

De entre todas las canciones del disco, posiblemente sea “Humo” la que mayor popularidad alcanzaría y la que más alto llegaría en las listas de éxito españolas, pero sin alcanzar ni de lejos la popularidad de los sencillos publicados hasta ese momento.

Como iremos viendo a lo largo del artículo de hoy, La Unión emprendería un viaje alrededor de innumerables estilos a partir de este álbum. Lo cierto es que en esta primera ocasión en la que su sonido dió un importante vuelco la aceptación de su público no fue demasiado entusiasta, posiblemente sorprendidos por este giro.

Analizándolo bien tampoco es de extrañar este pequeño desconcierto ya que si comparamos canciones como “Deja Vu” con lo hecho hasta el momento es evidente que si no fuera por la inconfudible voz de Rafa Sánchez podríamos llegar a pensar que se trataba de grupos diferentes.

Muchos os estaréis preguntando si con tanto juego con distintos estilos musicales en sus distintos trabajos no se adentraron en ritmos latinos, lo que popularmente todos conocemos como mestizaje. La respuesta es afirmativa.

Su disco “latino” llegaría en el año 1999 bajo el título de “La Unión” y es conocido por sus fans como “El Disco Blanco”. Llama la atención que tardasen tanto en publicar un álbum de título homónimo, algo que la mayoría de los artistas suele hacer al principio de su carrera, sobre todo con su disco de debut.

Como ya digo, los ritmos latinos marcan mayoritariamente el sonido de este disco, aunque con algunas excepciones como veremos a continuación, siendo su canción más destacada  “La Mala Vida”, un tema que mantine el mismo estilo de su anteriror trabajo.

Muchos podían pensar que los ritmos más latinos encajarían mejor con el grupo que sus experiencias con el funk, pero la verdad es que no fue así. Como digo siempre calificar de mejor o peor un disco en la carrera de un grupo es muy subjetivo, pero en mi modesto entender éste sea posiblemente el disco más flojo de su trayectoria.

Ninguna de las canciones más “latinas” tuvo la menor trascendencia, por lo que podría decirse que tocaron hueso por primera vez desde que iniciaron su andadura. Ya se sabe, el mejor escribano siempre echa algún borrón.

Eso sí, como venía siendo habitual desde hacía tiempo, no faltaría la versión de un clásico de la música internacional. En este sentido, hay que señalar que su genialidad les hacía atreverse con todo, ya que esas versiones eran de grandes canciones de la historia del pop y del rock y de artistas de primerísimo nivel.

En esta ocasión se atreverían con los mismísimos Queen para dejarnos una original versión de su mítico “We Are The Champions”, al que ellos titularían, como no podía ser de otra manera, “Somos Campeones”.

Es curioso que la canción que versiona una de las canciones más reconocidas del rock mundial sea una de las que mayor sabor latino rezuma. Esta versión estilo reggae es otra de sus muchas afortunadas ocurrencias.

El nuevo milenio lo abrirían con la publicación de un recopilatorio en el que se contienen todos sus grandes éxitos, algunas versiones remezcladas de los mismos y un par de canciones nuevas. Su título sería “Grandes Éxitos 1984-2000”.

Las ventas del disco fueron espectaculares, y es que poder disfrutar de todos los éxitos que la banda había ido regalando durante más de quince años en un solo trabajo era muy jugoso. Si a eso le sumamos una nueva gran versión de otro clásico de la música, qué más se puede pedir.

El único sencillo que se publicaría de este disco sería precisamente uno de los temas nuevos que lo conformaban. Se trata de una versión del tema “Tainted Love” de Ed Cobb & Gloria Jones que convertirían en los años 80 Soft Cell en uno de los grandes himnos del tecno de aquella época. La versión de La Unión llevaría el título de “Falso Amor” y muestra un sonido más potente y contundente..

Después de su etapa de fusión con distintos estilos y la publicación de este recopilatorio, el grupo se volvería a encerrar en el estudio de grabación para dar a luz un nuevo disco. En esta ocasión retornarían a lo que siempre habían sido, a su sonido de siempre, a La Unión de toda la vida, a un pop atrayente y de calidad.

Este nuevo trabajo saldría al mercado en el año 2002 y llevaría el título de “El Mar de la Fertilidad”, convirtiéndose en su retorno al éxito total, logrando un considerable aumento en sus ventas.

Tras varios discos adentrándose en distintos estilos (funk, psicodelia, música latina …), volverían a componer la música que siempre les había proporcionado el éxito. Un pop sencillo, pegadizo, con canciones con mucho ritmo listas para ser cantadas por sus seguidores. El acierto en la toma de esta decisión fue total.

Las canciones sonaban al pop de los 80 pero con los arreglos del nuevo siglo, por lo que sin dejarse por el camino a ninguno de sus fans de siempre captarían la atención de nuevo público con canciones como “Vuelve el Amor”, sin duda alguna el tema más conocido del álbum.

Resulta llamativo que las ventas del disco fueran las que fueron. Indudablemente no llegaron a la altura de sus discos más emblemáticos, pero dentro del panorama en el que se encontraba el mundo musical del momento, inmerso en una profunda crisis a la hora de vender discos en gran medida por el aumento de la piratería y el efecto que estaba provocando la famosa “Operación Triunfo” que todo lo copaba, ellos fueron capaces de competir y salir victoriosos con unas ventas más que considerables.

El sonido fresco que mostraron en este disco sería fundamental para lograr el éxito y es que canciones como “Buenos Tiempos” huelen a los 80 por los cuatro costados.

Para muchos, este disco es el mejor de toda la carrera de La Unión. A mí se me antoja algo extraña esta manifestación, habida cuenta del multitudinario éxito que tuvieron algunos de los trabajos de su primera época y de los distintos estilos que habían ido experimentando a lo largo de tantos años juntos, pero cualquier opinión es respetable.

La base de esta afirmación se fundamenta en que en esta ocasión hacen la música que ha sido su seña de identidad pero con mayor calidad si cabe, ya que la experiencia adquirida durante tantos años juntos logra que la manera de interpretar sus canciones haya adquirido una talla bastante elevada.

Por este motivo no es de extrañar que canciones como “Un Año Más” cosecharán muy buenas críticas.

Lo que no pasaría desapercibido es que en el momento en el que retornaron a un sonido más reconocible, sin homenajes a otras épocas ni fusiones de ningún tipo, la senda del éxito volvería a abrirse ante ellos. El sonido a pop por los cuatro costados y el toque ochentero de la totalidad de las canciones de este trabajo era lo que su público de siempre anhelaba con más ganas.

Entre las canciones que integran este álbum yo me quedaría con “Encerrado”, un tema que invita a bailar desde sus primeros compases y que rezuma un aire a música de la mágica década de los 80 en cada una de sus notas.

El tiempo pasa inexorablemente para todos y para ellos también, así que en el año 2004 se cumplirían nada más y nada menos que 20 años de carrera, por lo que la mejor forma de celebrar debidamente este acontecimiento sería con la publicación de un recopilatorio de esos que se hacen imprescindibles para cualquier buen aficionado a la música española.

El recopilatorio llevaría el título de “Colección Audiovisual 1984-2004” y estaría formado por dos CD comprensivos de todos sus éxitos, así como un DVD en el que se recogen todos sus videoclips e imágenes de las grabaciones de sus discos.

Como no podía ser de otra manera no faltarían algunos temas inéditos, entre los cuales yo destacaría dos de ellos, ambos muy en la línea marcada en “El Mar de la Fertilidad”.

La primera de ellas, la de mayor éxito, sería “Sigo Aquí”, una canción con una intensidad y una potencia muy cercanas al rock interpretada con la genialidad habitual.

Otro de los temas inéditos de este disco, el que a mí más me gusta, es una canción que podría haberse incluido en cualquiera de sus primeros trabajos, sin desentonar lo más mínimo y sin duda alguna habría sido un grandísimo éxito a la altura de sus clásicos. Su título: “Tu Nombre”.

Por supuesto que entre tres temas nuevos no podía faltar una balada, estilo en el que la forma de interpretar de Rafa era cada vez más limpio, dejándonos algunos de los mejores momentos de su carrera. En esta ocasión la canción romántica llevaría el título de “La Última Estación”.

Siguiendo con la senda que se habían marcado en los últimos años, esto es, dar a sus canciones un toque más bailable y publicar algunas de ellas con nuevas remezclas, en el año 2006 publicarían su disco definitivo en este sentido.

Se trata de “Love Sessions”, un álbum publicado en el año 2006 en el que aparecen todos sus grandes éxitos grabados con las nuevas tecnologías y las nuevas tendencias musicales, arropados por grandes DJs del momento que le dieron a todos ellos un aire propicio para bailarlos en las discotecas.

Hasta el año 2010 no volveríamos a tener noticias de ellos, momento en el que aparecería en el mercado el que hasta ahora es su último disco con temas nuevos. Su título: “Big Bang”.

Este disco viene marcado por la creciente preocupación que habían mostrado en los últimos años sobre el medio ambiente y el ecologismo, algo que ya habían dejado patente en canciones como “Hermana Tierra”, llevándoles incluso a involucrarse en proyectos y eventos con los que ayudar a la defensa de esta temática.

Por eso no es de extrañar que la canción elegida como primer sencillo fuera este “El Mundo en tus manos”.

La verdad es que con la lestras de las canciones que integran este álbum, su título bien podía haber sido “El Disco Verde de La Unión”, habida cuenta de que la gran mayoría de ellas hablan de ecologismo y temas similares.

Todo esto es bastante palpable en “La Isla”, la canción que pasa por ser el último sencillo de un tema nuevo de La Unión hasta el momento. Seguimos esperando temas nuevos que seguro que tarde o temprano llegarán.

A partir de ese instante su actividad se ha visto reducida claramente. No se ha producido en ningún momento un anuncio oficial de su separación, pero son ya casi siete años sin publicar un disco con material nuevo, lo cual resulta bastante sospechoso, aunque recientemente hemos vuelto a tener noticias suyas.

Eso sí, tampoco puede decirse que durante este tiempo no hayan realizado actividad alguna, toda vez que han seguido con su afán en darle una vuelta de tuerca más a las remezclas de sus temas de siempre, con la aparición de dos volúmenes compilando esas nuevas versiones que atienden al título de “Hip-gnosis” e “Hip-gnosis. Best of Vol. 2” que fueron publicados en los años 2013 y 2015 respectivamente.

Hace apenas unos días se anunciaba la publicación de un nuevo disco de La Union, lo que nos pondría a muchos os dientes largos, aunque finalmente los ánimos han bajado un tanto, ya que no se trata de un nuevo disco con temas inéditos sino que es un disco en directo con algunos de sus éxitos más significativos titulado “No Estamos Solos”.

Y aquí ponemos punto y final a la historia de la carrera de uno de los grupos más importantes del pop español. Una banda que nos ha dejado momentos memorables con algunas de sus canciones que son ya historia de nuestra música.

No queda claro si tendremos más música nueva de La Unión o no, pero de cualquiera de las maneras su legado está ahí para disfrutarlo de continuo ya que nunca pasará de moda. Si yo me tengo que mojar os diré que presiento que no tardando mucho tendremos nuevo disco con canciones nuevas. La aparición de este “No Estamos Solos” en estas fechas tiene el objetivo de iniciar una gira durante los meses de primavera y verano y me da a mí que si los resultados son los esperados su entrada en el estudio de grabación no tardará en producirse. Demos tiempo al tiempo.

Hasta la próxima, Graminoleños

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

2 pensamientos en “LA UNIÓN – CAPÍTULO 2 (FUSIONANDO ESTILOS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s