ABBA – CAPÍTULO 1 (PRIMEROS TIEMPOS)


Hola Graminoleños.

El artículo de hoy y el siguiente están dedicados a uno de los grupos europeos no británicos más grandes de la historia de la música. Su popularidad fue y sigue siendo tremenda a ambos lados del atlántico y pusieron música a varias generaciones porque, como veremos más adelante, incluso una vez separados han seguido estando de actualidad con el paso de los años.

Estoy hablando de los suecos Abba, un grupo formado por Agnetha Falskog, Anni Frid “Frida” Lyngstad, Benny Andersson y Bjorn Ulvaeus, que tras unos inicios de carrera en los que únicamente eran populares en su país, lograrían el espaldarazo internacional gracias al festival de Eurovisión. Pero vayamos por partes.

Antes de la formación del grupo, sus cuatro componentes ya habían realizado sus primeros escarceos en el mundo de la música. Benny había formado un grupo llamado The Hep Stars con el que versionaba éxitos internacionales, aunque su faceta más destacada era la de compositor.

En el año 1969 compondría la canción “Hej Clown” que quedaría en segundo lugar en el festival en el que Suecia elegía el tema que le representaría en el festival de Eurovision, por lo que no es de extrañar que finalmente este evento resultase fundamental para la carrera de ABBA. En esta ocasión el intérprete sería “Jam Malsmjo”, muy popular en Suecia pero un total desconocido más allá de sus fronteras.

Por su parte Bjorn también tenía su propio grupo, llamado The Hootenanny Singers con el que tocaba música folclórica sueca. Ambos grupos coincidían en muchas ocasiones en festivales y actuaciones en directo, por lo que ambos empezaron a colaborar y componer juntos. La semilla estaba plantada.

Pero eran las componentes femeninas del grupo las que tenían mayor experiencia y recorrido en el momento de su formación. Agnetha llevaba cantando desde los 17 años y había publicado ya cuatro discos y bastantes sencillos, casi todos ellos versionando a otros autores, por lo que su cara y su voz no eran desconocidas para el público sueco.

De los cuatro miembros del grupo, la que mayor éxito había cosechado era sin duda alguna Frida. En el año 1969 había publicado su primer álbum de donde se extrajo como sencillo “Min Egen Stad” que iba a convertirse en el primer número uno de su carrera en las listas de éxitos de Suecia. A estas alturas, los cuatro ya habían empezado a colaborar. De hecho, en esta canción los otros tres miembros del grupo hacen los coros a Frida. La semilla no solamente estaba plantada sino que estaba empezando a germinar

En este momento el amor llegaría a sus puertas y Bjorn y Agnetha por un lado y Frida y Benny por otro se convertirían en pareja y comenzarían a esbozar lo que iba a ser la definitiva formación del grupo, aunque las cosas no serían tan fáciles.

En el año 1969 Bjorn y Benny grabarían su primer disco como dúo, en el que las dos chicas colaborarían como coristas. Su título sería “Lycka”, siendo su éxito bastante escaso y su repercusión mediática en Suecia casi inexistente.

Resulta curioso que en este primer contacto con el mundo musical de los cuatro juntos la parte vocal la llevaran los chicos a diferencia de lo que sucedería posteriormente con la creación definitiva de ABBA. Como curiosidad escuchemos este “Tank Om Jorden Vore Ung”. El sonido de sus comienzos es un tanto … especial

Dado que la fórmula no obtuvo demasiado éxito, cada uno de ellos se volvería a embarcar en sus proyectos en solitario aunque con la colaboración muy estrecha de unos con otros. En este sentido, Bjorn y Benny continuaría componiendo canciones para otros artistas con el objeto de que fueran elegidas para Eurovision quedándose siempre a punto de ser las escogidas.

Los meses iban pasando con Bjorn y Benny llevando la voz cantante y las chicas en plan corista, hasta que en el año 1972 publicarían un sencillo en el que el protagonismo vocal de éstas se igualaría al de sus parejas. La canción llevaría el título de “People Need Love” y sería la que les abriría de par en par las puertas del éxito. Sus resultados en Suecia serían arrolladores y el cantar en inglés les ayudaría a entrar también en los mercados americano y japonés. La semilla plantada ya daba sus primeros frutos.

Hasta ese momento ninguno de ellos se había planteado el formar un grupo estable, pero el éxito de esta canción les llevaría a cambiar de opinión, por lo que en el año 1973 iba a ver la luz el que iba a convertirse en el primer álbum de su carrera, titulado “Ring Ring”.

Sería en este momento cuando el grupo tomaría el famoso nombre por el que todos los conocemos, ABBA, tomando las iniciales del nombre de cada uno de ellos. Eso sí, ninguno tenía claro que este proyecto pudiese tener continuidad ya que su visión en aquel momento no iba más allá de la de continuar con sus carreras en solitario. Pronto cambiarían de opinión.

Podría decirse que el disco se grabaría a salto de mata, ya que cada uno de ellos continuaba con sus proyectos, publicándose como sencillos algunos de los temas que luego iban a formar parte del álbum, entre ellos este “Nina, Pretty Ballerina”.

En esta canción, por primera vez las voces de Frida y Agnetha predominaban sobre todo lo demás y sería lo que atraería definitivamente al público por lo que puede considerarse que éste es el tema que provocaría el cambio a la hora de interpretar sus canciones, un cambio que iba a llevarles en muy poco tiempo a la cima de la fama.

Poco antes de la aparición definitiva del álbum publicarían un nuevo sencillo, titulado “He Is Your Brother”, una canción que no alcanzaría un gran éxito en cuanto a ventas pero que se escucharía una y otra vez en las emisoras de radio suecas, convirtiéndoles en uno de los grupos más populares del momento en aquellos lares.

El éxito en Suecia de su álbum de debut fue total y el cantar en inglés les ayudaría a abrirse paso en el mercado anglosajón. Eso sí, no dejaban de lado el interés por llegar a representar a su país en el festival de Eurovisión, algo que se había convertido en poco menos que una obsesión, sobre todo para Bjorn y Benny.

Así pues, en el año 1973 volvería a participar en el festival en el que se elegía la canción eurovisiva de ese año, pero en esta ocasión interpretando ellos mismos el tema que da título al disco. Con “Ring Ring” nuevamente se iban a quedar a las puertas de cumplir su sueño, aunque la suerte cambiaría radicalmente en tan sólo un año.

En 1974 volverían a intentarlo y en esta ocasión iban a conseguirlo y además arrasando. En esta oportunidad apostarían por una canción poderosa, inspirada en el glam-rock de la época que conseguiría ganar el festival previo sueco y convertirse de esta manera en el tema que iba a representar a Suecia en el Festival de Eurovision de ese mismo año.

Así pues, después de muchos intentos, con “Waterloo” iban a conseguir convertirse por fin en los representantes de Suecia en Eurovision y lograr un éxito total. En su país el sencillo se colocaría de inmediato en el número uno y no en balde se convertiría en una de las favoritas para ganar el festival.

Tanto esfuerzo, tanto tiempo detrás de poder acudir a Eurovisión se vería recompensando con creces, ya que conseguirían alzarse con el triunfo en el festival, siendo la primera vez que Suecia lo conseguía. A la canción en sí hubo que sumar la imagen ya mítica que presentaron en su actuación, convirtiéndoles de inmediato en un grupo muy popular en toda Europa y empezar a ser conocidos también en Estados Unidos.

 “Waterloo” se convertiría en su primer número uno a nivel internacional y daría lugar, como no podía ser de otra manera, a la publicación de su segundo disco, del mismo título, que iba a convertirse en su álbum de asentamiento definitivo y con las chicas llevando el mando vocal de manera ya habitual.

Tras ganar Eurovisión y convertirse en un grupo bastante popular en Europa, ABBA iniciaría su primera gira internacional, logrando cierto éxito y dando a conocer el resto de las canciones de su segundo disco, entre las que se encuentra otro de los temas que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de sus clásicos.

Me estoy refiriendo a “Honey, Honey”, una canción que sin llegar a los números de “Waterloo”, también obtendría muy buenos resultados y en el que la parte vocal de los miembros masculinos del cuarteto todavía se hacía notar. Lo dicho, un clásico.

Entre las canciones de este disco hay otra que también merece ser destacada, no ya por su calidad o éxito que fue algo menor, sino por la historia que lleva detrás. Se trata de un tema con un título españolizado: “Hasta Mañana”.

Y es que esta composición estuvo muy cerca de ser la elegida por el grupo para su participación en Eurovision, aunque como ya hemos visto finalmente se decantaran por “Waterloo”. Es evidente que tomaron la decisión adecuada.

Les había costado muchos esfuerzos llegar pero finalmente lo habían conseguido. Por fin les llegaba el éxito por el que tanto habían peleado y ahora llegaba el turno de asentarse, por lo que de inmediato se pondrían manos a la obra para la grabación de un nuevo disco.

Como anticipo de este nuevo trabajo publicarían como sencillo “So Long”, aunque no conseguirían demasiado éxito. La crítica especializada comenzaría a insinuar que se trataba de un caso más de esos artistas que logran éxito con un primer disco gracias a su triunfo eurovisivo para desparecer de la circulación casi de inmediato. Evidentemente estaban bastante equivocados, pero lo cierto es que los chicos de ABBA se darían cuenta de que el camino iba a ser bastante duro.

Pronto se percatarían de que todavía quedaba mucho por hacer ya que la gira que emprenderían fuera de Suecia no cosecharía los resultados apetecidos. Todavía no eran un grupo demasiado conocido y la promoción fue más bien escasa por lo que la asistencia a sus actuaciones fue algo pobre e incluso tuvieron que suspender algún que otro concierto.

De regreso ya a su país, allí sí que recogerían el cariño y la aceptación de su público, llenando cada uno de los recintos en los que actuaron, lo que les animaría a seguir peleando, por lo que de inmediato se adentraron en el estudio de grabación para preparar un nuevo disco.

Éste vería la luz en el año 1975 y llevaría el título de “ABBA”, convirtiéndose en el disco que definitivamente les iba a llevar a alcanzar una tremenda popularidad a nivel mundial. Podría decirse que su historia realmente empezaría con la publicación de este álbum.

Tras el pequeño fiasco de los malos resultados de ventas de su último sencillo, la tendencia cambiaría radicalmente. En esta ocasión, “I do, I do, I do, I do, I do”, obtendría unos grandes resultados de ventas y se convertiría en uno de los temas más populares de su carrera, hasta ese instante, claro está.

Como se suele decir en estos casos, lo mejor estaba por venir, ya que irían saliendo al mercado varios sencillos alcanzado con cada uno de ellos un mayor éxito que el anterior, llegando el momento culminante con el último en publicarse. Pero vayamos por partes.

Con “Bang a Boomerang” obtendría un grandísimo éxito en su país y en Europa, aunque el mercado británico seguía resistiéndose. Desde “Waterloo” no había sido capaces de triunfar en el Reino Unido, pero la tendencia iba a cambiar de inmediato. Escandinavia y el resto de Europa ya habían sucumbido hace tiempo a sus encantos y poco a poco lo irían haciendo otros países.

Conquistada casi toda Europa, el objetivo era hacer lo propio con Estados Unidos, Japón y Australia, pero para ello era casi imprescindible triunfar en el Reino Unido. Con su siguiente sencillo iban a conseguirlo y, de esta manera, abrir las puertas del éxito total.

Con “SOS” entrarían después de mucho tiempo en los primeros puestos de las listas de éxito del Reino Unido y sus ventas fueron muy grandes. Además, con la aceptación que iban teniendo cada uno de los sencillos que se extraían, el álbum continúo subiendo en las listas y obtendría unas ventas que hasta entonces no habían logrado.

El momento culminante iba a llegar unas semanas después e iba a hacerlo como sucede en tantas y tantas ocasiones, de manera totalmente inesperada. Una canción que en un primer momento no iba a ser publicada como sencillo tendría un gran éxito en Australia por lo que finalmente cambiarían de opinión y se iba a convertir en el último y definitivo single de ester tercer trabajo.

El éxito de esta canción no tendría precedentes y alcanzaría el número uno en el Reino Unido, Estados Unidos y algunos países europeos. Además, con el paso de los años, este tema iba a convertirse en la canción más emblemática de toda su carrera. Por supuesto me estoy refiriendo a “Mamma Mia”.

A estas alturas de la película ya se habían convertido en unas estrellas en su país, pero desde este momento iban a empezar a ser reconocidos como tales en el resto de Europa. Habían dejado bien claro que aquéllos que pensaron en sus principios que eran flor de un día estaban muy equivocados.

Su actividad era frenética en esos instantes, porque a sus actuaciones en directo había que unir la publicación de discos en solitario de las dos componentes femeninas del grupo. Agnetha publicaría “Elva Kynnor I Ett Hus” y Frida “Frida Ensam”. Mientras tanto, Bjorn y Benny seguían componiendo para otros artistas. Estaban en un momento espectacular.

Su casa discográfica consideraría que era el momento de publicar su primer recopilatorio, aunque ellos pensaban que era demasiado pronto ya que no llevaban tanto tiempo en el candelero, pero a la larga esa decisión sería todo un acierto. De esta manera en el año 1976 se publicaría “Greatest Hits”.

La verdad es que este recopilatorio logró un rotundo éxito, cosechando unas espectaculares ventas en todo el mundo. El disco serviría para que el público en general de todo el mundo conociera todos sus sencillos publicados hasta la fecha y de esta manera convencerse de que merecía la pena su música. Además venía con una sorpresa incorporada.

Esa sorpresa no es otra que la de una canción inédita que sería inmediatamente publicada como sencillo y que iba a convertirse en su primer número uno a nivel mundial ya que llegaría a la cima de las listas de medio mundo, incluidos los Estados Unidos. Me estoy refiriendo a “Fernando”, el tema de mayor éxito hasta ese momento de su carrera y la canción que definitivamente iba a lanzarles al estrellato internacional.

En Estados Unidos siempre habían recibido unas críticas feroces por parte de los especialistas en música del país. Nunca les habían tomado en serio y eran reacios a reconocer su talento. Con la publicación de su recopilatorio de grandes éxitos y, sobre todo, con “Fernando” no tuvieron más remedio que plegar velas y cambiar de opinión, habida cuenta de que el público norteamericano empezó a seguir a los suecos de manera multitudinaria.

Pronto se pondrían manos a la obra para grabar las nuevas canciones que iban a ser incluidas en su siguiente trabajo, el cual llegaría en el año 1976 bajo el título de “Arrival”. Se trata de un disco que no haría otra cosa más que confirmar su progresión para convertirse definitivamente en una de las bandas más importantes del pop mundial del momento.

Podría decirse que éste es el disco con el que consolidarían totalmente su prestigio musical y con el que el mundo entero terminaría rindiéndose a su música. En él se incluiría su reciente éxito “Fernando” así como algunas de las canciones más emblemáticas de toda su carrera. Con “Arrival” podría decirse que ABBA se convertirían en los auténticos reyes del pop mundial.

Además, una de las canciones incluidas en este trabajo podría considerarse como su auténtico buque insignia, sobre todo en su país, ya que fue compuesta en homenaje al Rey Carlos Gustavo que ese mismo año contrajo matrimonio con Silvia Sommerlath.

Me estoy refiriendo a “Dancing Queen”, una canción que se convertiría en una de las más importantes de la historia del pop sueco y que conquistaría todo el mundo gracias a las voces de Frida y Agnetha que lograron una compenetración espectacular, algo que iba a convertirse en una de las señas de identidad del grupo a partir de este momento.

Podría decirse que con este disco habían alcanzado la madurez. Se trata de un trabajo mucho más elaborado, más serio, con más medios y, en definitiva, de mucha más calidad que la de sus anteriores obras. Benny y Bjorn se encontraban en su mejor momento a la hora de componer mientras que la magia que eran capaces de crear Frida y Agnetha y la combinación de sus voces hacían el resto.

Con “Dancing Queen” lograrían su primer número uno en los Estados Unidos, batiendo todos sus records de ventas y convirtiéndose en un auténtico fenómeno de masas. Pese a ello, los críticos especializados norteamericanos seguían sin estar convencidos de su valía y les tachaban de demasiado serios y estáticos en sus conciertos. Una vez más, tendrían que tragarse sus palabras.

Benny y Bjorn siempre habían sido unos perfeccionistas y cada crítica que recibían les servía de aliciente para seguir creciendo y mejorando. De esta manera empezarían a ofrecer actuaciones en directo más elaboradas y completas introduciendo pequeños espectáculos entre ellas, eligiendo para introducir el mismo otra de las canciones incluidas en “Arrival”.

La canción en cuestión es “Money, Money, Money”, un tema con un ritmo con toques de cabaret que se convertiría en otro de los clásicos de su carrera.

A estas alturas ya eran unas auténticas estrellas. Sus discos obtenían unas sustanciosas ventas en todo el mundo y sus conciertos colocaban el cartel de no hay billetes en cada uno de los recintos donde se celebraban. Podría decirse que se había desatado la “Abbamanía”.

Esta locura colectiva por parte de sus fans llevaría incluso al rodaje de una película titulada “ABBA: The Movie”, que recoge los mejores momentos de su gira y algunos momentos más personales del grupo durante la misma. Coincidiendo con esta cinta aparecería en el mercado otro sencillo, “Knowing Me, Knowing You” que lograría un éxito un poco menor que los anteriores.

Su éxito y la trascendencia que estaban adquiriendo no pasaba desapercibida para otros artistas que no dudaban en elogiar e intentar incluso imitar su música. En este sentido hay que destacar otras de las canciones incluidas en el disco que pocos años después sería versionada por uno de los grandes monstruos del panorama musical mundial.

Se trata de una canción muy sencilla, compuesta por Bjorn y Benny en formato instrumental en el que únicamente se escuchan las voces de las chicas para hacer unos coros en segundo término pero que resulta cautivadora al cien por cien. Su título es “Arrival” y algunos años después el mismísimo Mike Oldfield se rendiría a los encantos de esta melodía realizando su propia versión.

Su progresión era evidente y, como se suele decir en estos casos, lo mejor estaba por venir. Pero para llegar al momento culminante de sus carreras hay que esperar unos días, ya que esto es todo por hoy. No podéis faltar a vuestra cita habitual ya que la mejor época y la mejor música de ABBA será debidamente tratada en el próximo artículo de “La Graminola”.

Hasta la próxima, Graminoleños

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s