BON JOVI – CAPÍTULO 1 (TIEMPOS DE HARD-ROCK)


Hola Graminoleños.

Los próximos artículos de “La Graminola” están dedicados a una de las bandas más destacadas del mundo del rock que lleva cuatro décadas ofreciendo buena música y que todavía sobreviven dando muestras de tener todavía camino por delante a pesar de la rumorología. Me estoy refiriendo a Bon Jovi.

Los primeros pasos encaminados a la formación del grupo se producirían allá por el año 1977 cuando un jovencísimo Jon Bon Jovi (por aquel entonces Bongiovi) y su inseparable amigo David Bryan formaban un grupo al que llamarían Atlantic City Expressway aunque en un principio sin demasiadas pretensiones.

Jon entraría a trabajar en una pequeña discográfica como una especie de chico para todo y aprovecharía para dar a conocer la música que estaba componiendo. Su oportunidad le llegaría cuando el sello decidió publicar un disco con canciones de artistas noveles y le ofrecieron que una de esas canciones fuera suya. No iba a desaprovechar la oportunidad ni mucho menos.

La única canción de ese recopilatorio que tendría éxito sería la de Jon Bon Jovi e iba a convertirse poco después, ya interpretada por el grupo que estaba a punto de formar, en su primer gran éxito y en uno de sus clásicos. Estoy hablando de “Runaway”.

Sería tan buena la acogida de este tema que de inmediato le ofrecerían que formara su propio grupo con los integrantes que él quisiera para la grabación del que iba a ser su propio disco. De la manera más inesperada había conseguido lo que siempre había soñado, poder formar su propia banda de rock.

De esta forma, Jon recurriría de nuevo a su amigo David Bryan como teclista, Alec John Such, como bajista y Tico Torres como batería. Pero sin lugar a dudas el gran hallazgo llegaría de rebote en la figura de un guitarrista que iba a convertirse en el líder a la sombra del grupo tras Jon.

El caso es que un guitarrista llamado Richie Sambora estaba buscando un grupo donde integrarse. Acababa de hacer unas pruebas para ingresar en Kiss pero pensaron que no daba el perfil. Como no hay mal que por bien no venga, el rechazo de éstos provocaría su entrada en el grupo de Jon. Por fin había nacido la que iba a convertirse en una de las bandas más importantes del rock: Bon Jovi.

De inmediato iniciarían la grabación de su primer disco, titulado “Bon Jovi”, mientras se iban dando a conocer teloneando a distintos grupos entre los que se encontraban los míticos Z Z Top, Kiss o Scorpions.

La expectación que el grupo había levantado con su irrupción en el panorama musical era bastante elevada, por lo que las ventas del disco fueron bastante considerables teniendo en cuenta de que se trataba de una banda nueva y desconocida y que practicaban un estilo musical que no era el más promocionado por aquel entonces, sobre todo en Europa, a excepción hecha de las grandes bandas ya consagradas. Entrar en la ruleta era bastante complicado y ellos lo estaban consiguiendo desde el primer instante.

Al unísono de la publicación de álbum saldría al mercado un nuevo sencillo, titulado “She Don’t Know Me” que ayudaría a que su popularidad creciera algo más.

La publicación de éste su primer disco les ayudaría a darse a conocer al público en general, pero lo que más llamaba la atención de los que se convirtieron en sus fans de manera inmediata serían sus actuaciones en directo. Todavía no tenían talla suficiente como para ofrecer conciertos como banda principal, pero teloneando a los grandes grupos del momento empezaron a ser reconocidos como un grupo con futuro.

A su potencia y contundencia en cuanto a sonido, la manera de desenvolverse en el escenario y ese estilo glam-rock tan marcado había que sumarle la popularidad que su líder y vocalista, Jon Bon Jovi, estaba empezando a alcanzar. Eso y canciones como este “Burning for Love”.

He de reconoceros que este disco es una de mis debilidades. Cuando lo escuché por primera vez quedé cautivado totalmente por la frescura y la manera de hacer buen rock, buen heavy de todos los componentes del grupo. Jon era el líder, pero la guitarra de Sambora o la manera de tocar la batería de Torres me encantaron desde el primer compás.

Pero lo que más me llamó la atención fue una de las canciones que integran el disco. Me parece una de las mejores composiciones que hayan realizado nunca. Un tema con un inicio pausado a golpe de teclados, con la voz de Jon muy grave para dar paso a un momento culminante con Sambora haciendo de las suyas y Jon cantando el estribillo a todo trapo e incluso en falsete. Me parece una auténtica genialidad. Su título: “Love Lies”.

Lo más difícil ya estaba hecho. Tenían su primer disco en el mercado, empezaban a ser conocidos y respetados en el mundo del rock y su futuro se presentaba bastante prometedor. Sin embargo, un error bastante habitual en la industria musical iba a proporcionarles el primer sinsabor de su carrera.

Y es que su casa discográfica, viendo el tirón que el grupo tenía, les exigiría publicar de manera inmediata su segundo disco. Como ya se sabe, las prisas nunca son buenas consejeras, por lo que “7800º Farenheit” aparecería en el mercado en el año 1985 y significaría una tremenda decepción.

El disco fue un pequeño fracaso comercialmente hablando, ya que sus ventas no cumplirían con las expectativas que se habían depositado en él. La brevedad del tiempo que tardaron en grabar las nuevas canciones, obligada por imposición de su sello discográfico, provocaría que la inspiración y frescura demostrada en su álbum de debut en esta ocasión sería menor.

De hecho, solamente una de las canciones de este disco tendría cierta repercusión, aunque sería bastante menor. Se trata de “In and Out of Love”, primer sencillo en publicarse y una canción que no tendría la acogida de los singles precedentes.

Hasta los propios miembros del grupo siempre han renegado de este disco, considerándolo como el peor de su carrera, aunque también han manifestado repetidamente que no se arrepienten de haberlo publicado porque les serviría para rectificar y no volver a cometer errores de este tipo. Vamos, que pagaron la novatada.

Curiosamente, este disco está considerado como el más cercano al heavy-metal de su carrera. Ellos nunca se han considerado un grupo de rock duro sino simplemente de rock and roll, pero escuchando canciones como “Silent Night” se hace complicado no encasillarles en la faceta más dura y potente de este estilo. Se trata de una balada con un sabor típicamente heavy-metal.

Por si fuera poco, las críticas hacia el disco fueron también bastante malas. Se les tachó de mediocres e incluso muchos dudaron de que el grupo tuviese recorrido y fuese capaz de triunfar en el futuro. Es evidente que nos encontramos ante el peor disco de toda la carrera de Bon Jovi, aunque como suele suceder en estos casos, años después, con el grupo instalado en la cima del estrellato las cosas se verían de otra manera.

De cualquier manera, su caché no se vería demasiado alterado por esta decepción, ya que seguirían protagonizando conciertos como teloneros de grandes artistas, aunque en sus actuaciones en vivo apenas tocarían canciones de este disco, siendo una de las excepciones este “Only Lonely”.

Lo que nadie podía esperar ni por lo más remoto es lo que se avecinaba con su siguiente disco. Para la composición de las canciones que iban a formar parte de él se tomarían en esta ocasión el tiempo necesario y lo cierto es que esta calma sería clave para que el grupo diera un paso de gigante en su trayectoria.

Su tercer disco llegaría pues en el año 1986 e iba a convertirse en uno de los grandes acontecimientos musicales de ese año. Su título sería “Slippery When Wet” y puede decirse que es su álbum definitivo. Estamos ante su disco más representativo, el de mayor éxito y el que daría forma a un supergrupo de rock como iban a ser considerados a partir de este momento.

Nos encontramos ante uno de esos discos grandes por donde lo cojas. Considerado como uno de los mejores discos de la historia del rock de la década de los 80, batiría todos los records habidos y por haber en cuanto a ventas y convertiría al grupo en un fenómeno de masas y una de las bandas de referencia en todo el mundo, ya que sería el trabajo que les abriría de par en par el mercado europeo.

La mayoría de las canciones que lo integran son espectaculares y con tan sólo escuchar el primer sencillo que aparecería en el mercado podemos darnos cuenta de que estamos ante un trabajo que supera cualquier expectativa y que iba a marcar un antes y un después en su carrera.

Se trata de “You Give Love a Bad Name”, una canción con un inicio espectacular con las voces de todo el grupo cantando sin música para dar paso a la poderosa guitarra de Sambora que se convertiría en uno de los guitarristas más carismáticos del momento.

La carta de presentación del disco no estaba nada mal, pero lo major estaba por venir, porque la canción que saldría al mercado como segundo sencillo iba a convertirse en un éxito sin precedentes para ellos, además del tema más representativo de toda su carrera y una de las mejores canciones de rock de la década de los 80.

Como muchos os podréis estar imaginando me estoy refiriendo a la mítica “Living On A Prayer”, una canción con la que lograrían un éxito espectacular pero que estuvo muy cerca de no ver la luz y de no ser incluida en el disco. El gran artífice de que se convirtiera en un auténtico himno del rock sería el señor Sambora.

La canción una vez estuvo terminada no convencía demasiado a Jon que estaba decidido a dejarla fuera del disco. Sin embargo, Sambora pensó que con unos pequeños cambios podía convertirse en un buen tema. Así pues se le ocurrió recurrir al “talk-box”, ese efecto que algunas veces os he comentado que mediante un filtro parece que la guitarra habla y cuyo mayor exponente siempre ha sido Peter Frampton, dotando a la composición de un inicio espectacular y convirtiéndola en todo un clásico.

Para que os hagáis una idea de lo que esta canción significó, os diré que hasta en las discotecas españolas los D.J. la pinchaban y cuando se oían las primeras notas con “la guitarra parlante” de Sambora, la pista se llenaba hasta la bandera. Mítica, sin lugar a dudas.

El disco no tiene desperdicio y cualquiera de las canciones que en él se incluyen tiene calidad y potencial suficiente como para ser recordadas. Pero como no es cuestión de poner aquí el álbum entero vayamos con otros de los temas destacados y que se salen un poco de la tónica habitual.

Como veremos más adelante, Jon Bon Jovi siempre se ha visto atraído por el country y los cowboys, lo que le llevaría incluso a componer una banda sonora para un western como luego veremos. Pues bien, dentro de este disco incluiría un tema con un sonido muy original influenciado por esa atracción.

Se trata de “Wanted Dead or Alive”, una canción con un marcado estilo country-rock que se convertiría en otro de los clásicos de la banda.

Muchas veces os he comentado que cuanto más dura es una banda de rock, cuanto más es capaz de marcar su sonido a golpe de guitarra eléctrica, mejores baladas son capaces de ofrecernos. Pues bien, Bon Jovi no iban a ser una excepción a esta regla.

De esta manera, entre Jon Bon Jovi y Richie Sambora iban a dar cuerpo a la primera balada de éxito de la carrera del grupo, luego vendrían muchísimas más, cuyo título sería “Never Say Goodbye”.

No quiero cerrar el apartado dedicado a este disco sin deleitarnos con una de mis canciones preferidas de toda la carrera de Bon Jovi. No sería publicada como sencillo pero a mí me parece mágica y espectacular.

Hay canciones que cuando las escuchas por primera vez, simplemente con oír el principio sabes que te va a gustar y mucho. Es lo que me sucedería a mí con “Without Love”., un espectacular medio tiempo con un gran inicio a base de guitarra y teclado y unos coros maravillosos. ¿Os he dicho que me encanta?

Obligados por el éxito de este disco comenzarían una gira que se tornaría larga y agotadora, algo que iba a ser habitual a partir de este instante. Con el tiempo este ritmo tan frenético empezaría a pasarles factura pero mientras tanto se encontraban a pleno rendimiento y disfrutando como nunca en la cresta de la ola.

Iba a ser difícil, por no decir imposible, acercarse tan siquiera a los resultados de “Slippery When Wet” con su siguiente disco, pero cerca estuvieron de conseguirlo. Una vez finalizada la agotadora gira se pondrían manos a la obra y en el año 1988 llegaría su cuarto trabajo: “New Jersey”.

Cierto es que no llegarían a las cifras de ventas de su anterior trabajo pero lograrían unos resultados una vez más descomunales. Se colocarían en el número uno y batirían todos los records habidos y por haber en cuanto al número de ventas de un grupo de heavy hasta esa fecha, lo que evidenciaba muy a las claras que sus canciones gustaban a todo el mundo y no solamente a los rockeros más “fundamentalistas”, quienes curiosamente considerarían que habían perdido cierto encanto en su sonido.

Su propósito fue el de realizar un disco que no fuese idéntico al anterior, pero lo cierto es que lo consiguieron a medias porque hay canciones que podrían estar incluidas en cualquiera de los dos, como sucede con “Bad Medicine” sencillo de presentación que cosecharía un grandísimo éxito llegando al número uno de las listas.

Los más puristas se sentirían un poco defraudados con este disco ya que pensaban que con él habían abandonado de algún modo sus raíces más rockeras y estaban empezando a dulcificarse y comercializarse, pero lo cierto es que el número de ejemplares vendidos indicaban que eran una de las bandas que más seguidores tenía en ese momento.

Como ya comentaba anteriormente, ellos nunca quisieron ponerse la etiqueta de banda de heavy-metal o hard rock sino que se consideraban un grupo de rock & roll, capaces de ser más duros y potentes en unas ocasiones y menos en otras. Por ese motivo no es de extrañar que otro de los temas destacados de este disco, concretamente “Born To Be My Baby” sonara más a puro rock & roll que a otra cosa.

Como sucediera con su anterior trabajo, el disco está repleto de singles potenciales y éstos fueron saliendo uno detrás de otro para copar de inmediato los primeros puestos de las listas de éxitos. En Estados Unidos era increíble su éxito pero en Europa habían pasado de ser un grupo residual y únicamente promocionado por emisoras de radio y publicaciones especializadas en heavy metal a escucharse sus canciones en radiofórmulas una y otra vez.

Su crecimiento era tal que habían pasado de ser teloneros de otros grupos a que bandas de la importancia de Cinderella o Vixen fueran los que les telonearan a ellos. Además ofrecían un espectáculo en directo de lo mejor del panorama muscial, llegando a salir volando literalmente por encima del público. Ni que decir tiene que en cada uno de los conciertos de su gira colocaban el cartel de no hay billetes.

Por este motivo no es de extrañar que la totalidad de los sencillos que fueron apareciendo se colocaran en los primeros puestos de las listas de éxitos, como sucedería con “I’ll Be There For You” que se convertiría en un nuevo número uno en su carrera.

La importancia a la hora de elegir el orden que las canciones van a llevar en un álbum es en muchas ocasiones fundamental para que éste logre el éxito esperado. En este aspecto, Bon Jovi siempre supo abrir sus discos con temas que enganchaban y que ayudaban a enlazar con el resto de canciones.

Abrir un nuevo disco con el sencillo más destacado del mismo es apostar sobre seguro, pero ellos recurrieron en ocasiones a canciones que iban a enlazar precisamente con este tema que era el verdadero buque insignia del álbum. En esta ocasión lograrían una mezcla espectacular al colocar como la primera canción de “New Jersey” un tema de la contundencia de “Lay Your Hands On Me” que al enlazar sin pausa alguna con “Bad Medicine” crearía un efecto espectacular.

Como no podia ser de otra manera, otra de las canciones destacadas de este disco iba a ser una balada. Un tema tranquilo pero con la potencia espectacular que solamente ellos sabían darle. Su título: Living In Sin”.

He de confesar que es mi canción preferida del disco. Me parece espectacular la parte final con las guitarras a todo trapo y con Sambora “marcando territorio” mientras la voz de Jon suena en segundo plano en un lastimoso grito. Los pelos, como escarpias.

La popularidad del grupo había crecido claramente, pero la palma se la llevaban el propio Jon Bon Jovi, líder indiscutible del grupo, y Richie Sambora quien se había convertido en el favorito de gran parte de sus seguidores. Por este motivo, éste último no encajaba bien del todo su papel en un plano inferior al de Jon, por lo que las diferencias entre ambos empezarían a surgir, iniciándose una especie de relación amor-odio habitual y constante a partir de ese instante.

Para darnos cuenta de la popularidad que la pareja había logrado os contaré una cosa. Por aquel entonces si no actuabas en algún momento en la cadena televisiva MTV no eras nadie en el panorama musical. Pues bien, ambos fueron invitados a uno de sus programas en el cual interpretaron dos de sus temas con el simple acompañamiento de dos guitarras acústicas y sus voces. La sensación que causarían sería tan grande que a partir de ese instante la cadena televisiva promocionaría ese tipo de actuaciones en sus programas. Habían nacido los tan frecuentes conciertos “unplugged” que darían lugar a tantos y tantos discos grabados en acústico por los mejores artistas del momento.

La gira promocional fue realmente extenuante y en estos casos lo normal es que las relaciones personales entre los miembros del grupo se vea afectada. Las diferencias entre Jon y Sambora se vieron acrecentadas durante este periodo y al finalizar dicha gira, el propio vocalista anunciaría que necesitaba tomarse un periodo de descanso y reflexión, lo que encendería todas las alarmas en cuanto a la posibilidad de la disolución de la banda.

Por si fuera poco, para acrecentar la rumorología sobre el final del grupo, en el año 1990 Jon Bon Jovi iba a publicar su primer disco en solitario. Por aquel entonces se estaba rodando la segunda parte de la película Arma Joven, un western protagonizado por Emilio Estévez, Kiefer Sutherland y Lou Diamond Phillips que había obtenido bastante éxito. Su director, Geoff Murphy, le pidió a Jon que le cediera el tema “Wanted Dead or Alive” para la banda sonora, pero el cantante le propuso componer ésta al completo con nuevas canciones al más puro estilo “western”. Dicho y hecho, Jovi proporcionaría su primer gran trabajo en solitario que llevaría el título de “Blaze Of Glory”.

El disco sorprendería gratamente a todo el mundo con un Jovi distinto capaz de crear una banda sonora que encajaba a la perfección en la narración de la historia de la película y que contaría con colaboraciones de lujo como las de Jeff Beck, Little Richard o Elton John.

El disco llegaría al número uno y su primer sencillo, “Blaze of Glory”, también, siendo nominada al Oscar a la mejor canción de aquel año aunque finalmente no se hiciera con la estatuilla. El comienzo de este tema encaja a la perfección en u western, demostrando que su talento y versatilidad estaban muy bien desarrollados.

El disco viene marcado por unas letras totalmente identificadas con la película y una música original y atrayente. Poder disfrutar de una banda sonora de una película del oeste al más puro estilo americano y a ritmo de rock no tiene precio y él fue capaz de hacerlo y muy bien.

Como segundo sencillo se publicaría una maravillosa balada titulada “Miracle” que a mí personalmente me encanta, aunque lograría un éxito menor con respecto al los resultados obtenidos por el primer single publicado.

Al disco no le falta de nada, incluso algún tema un tanto grandilocuente con unos arreglos orquestales muy típicos de las bandas sonoras de las películas del oeste de los años 60 y 70. Podría decirse que Jon no dejó ningún cabo sin atar e intento crear un trabajo perfecto.

Y esa perfección “orquestal” la roza descaradamente con “Dyin’ Ain’t Much of a Livin'”, otra de las canciones destacadas del disco.

El disco al completo me parece una auténtica joya, me encanta. El aire a película de las de antes, de las que veíamos cuando éramos niños me atrapa desde el primer momento y esos espectaculares coros que acompañan a algunas de sus canciones le dan un aire mágico.

El acompañamiento de un coro de góspel para canciones como “Bang a Drum” demuestran bien a las claras que Jovi no solamente era capaz de componer canciones de auténtico rock sino que su talento y creatividad podían llevarle a conseguir lo que se propusiera.

Por su parte, Sambora no se quedaría de brazos cruzados y ese mismo año publicaría también su primer disco en solitario, un álbum con un ritmo muy cercano al blues, sin perder en ningún momento la esencia rockera, que llevaría el título de “Stranger In This Town”.

Da la impresión de que con la publicación de este disco intentaría echar un pulso a su compañero de fatigas para demostrar quien era el verdadero líder del grupo. Lo cierto es que en ese pulso Sambora sería claramente derrotado porque los resultados de ventas de su disco de debut en solitario no serían los deseados.

Para la grabación del disco contaría con la colaboración de Tico Torres y David Bryan, compañeros en Bon Jovi, pero sus ventas serían bastante discretas a pesar de contar con unas buenas críticas. Si Jovi con su “Blaze of Glory” arrasaba y colocaba sus canciones en puestos destacados de las listas de éxitos, Sambora no lograría el mismo efecto pasando bastante desapercibidos los sencillos que fue publicado, siendo el que más reconocimiento obtendría el titulado “Ballad of Youth”.

Así las cosas, con el grupo un poco apartado de todo y sus dos miembros más carismáticos iniciando proyectos en solitario, el futuro de Bon Jovi estaba en el alero, aunque muy pronto iba a despejarse la incógnita con final feliz, algo que os contaré en el próximo artículo de “La Graminola” porque por hoy ya es suficiente, así que ya sabéis …

Hasta la próxima, Graminoleños

JUAN JOSÉ GOMARIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s